Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Etiopía ratifica la pena de muerte del ex dictador Mengistu

Residente desde 1992 en Zimbabue, donde el presidente Mugabe no permite su extradición, el Alto Tribunal etíope le acusa de genocidio

El Tribunal Supremo de Etiopía ha ratificado hoy la pena de muerte impuesta al ex dictador Mengistu Haile Marian por el delito de genocidio, informaron fuentes judiciaes. El ex presidente , que vive en Zimbabue desde 1991, había sido sentenciado a la pena capital en diciembre del 2006 aunque había apelado ante el máximo tribunal, que hoy, finalmente, ha ratificado la condena.

Aún así será difícil que Mengistu regrese al país del que dejó en la ruina. Según ha matizado hoy el fiscal general, Joseph Kiros, resulta muy difícil que se ejecute la condena ya el ex dictador no parece tener intención de abandonar Zimbabue y su presidente, Robert Mugabe, no ha mostrado disposición para extraditarlo.

"Ya se pidió su extradición cuando salió la sentencia en 2006 pero Mugabe se negó. Ahora volverá a pasar lo mismo", ha afirmado Kiros refiriéndose a un proceso que comenzó hace ya 14 años. "Aún así", ha agregado, "tanto él como los otro 18 componentes de su gobierno, también condenados a muerte, merecen el veredicto que se les ha imputado".

Pese a que los primeros años de su mandato están marcados por violentas ejecuciones de opositores, todavía algunos etíopes salen en su defensa. Mikias Makonnen, relaciones públicas de uno de los programas de desarrollo conducidos por el actual Ejecutivo etíope, considera injusto el que se acuse a Mengistu de crímenes que siempre ha negado haber cometido. "Le he escuchado muchas veces decir que es inocente de esas muertes. Yo creo que eran los que estaban bajo su mando los que lo hacían a sus espaldas", ha argumentado Makonnen.

Mengistu, el más destacado de los oficiales del Derg, la junta militar que gobernó en Etiopía desde el 1974 a 1987, tomó el poder, con el respaldo de la Unión Soviética, tras el derrocamiento del emperador Haile Selassie.