Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin se centra en la economía en su investidura como primer ministro

La Duma aprueba el nombramiento del ex jefe de Estado.- Putin se asegura seguir manteniendo las riendas del poder

Vladímir Putin apenas ha estado unas horas en el paro. El desde ayer ex presidente ruso no tenía previsto entregar del todo las riendas del poder y hoy mismo ha sido confirmado en el cargo de primer ministro, en una sesión de la Duma (Cámara Baja del Parlamento) sin sitio para la sorpresa. Putin ha dedicado el discurso de investidura a la economía: ha prometido reducir la inflación a una cifra de un solo dígito y se ha propuesto superar a Gran bretaña como sexta potencia económica mundial en pocos años.

Rusia vive su décimo año consecutivo de fuerte crecimiento económico y Putin quiere que así siga, hasta el punto de hacer de Rusia una de las primeras potencias en 2020. Por ello ha centrado en la economía su discurso de investidura en la Duma. "en primer lugar, necesitamos una situación marco macroeconómica robusta. Por eso, dedicaremos una atención especial a los aspectos de la política financiera, sobre todo a las medidas destinadas a reducir la inflación", ha dicho, que quiere reducir a una tasa de una sola cifra "en pocos años". Una alta tasa de inflación, situada actualmente, en el 14%, frena la inversión extranjera, amén de que causa un gran descontento en los trabajadores, que ven que sus sueldos cada vez valen menos.

Otro de los puntales de su plan económico es una bajada de impuestos a la industria petrolera para estimular su crecimiento. Las compañías petroleras se han quejado por el hecho de que los elevados impuestos que tienen que pagar frenan su crecimiento. "Ha llegado el momento de tomar la decisión de bajar los impuestos a este sector de la economía para estimular el alza de la extracción y el refino de petróleo", ha dicho el ex presidente a los diputados.

La rebaja de impuestos no impedirá, según ha anunciado, grandes gastos en sanidad, educación e infraestructuras, necesarios para meter a Rusia entre las potencias mundiales.

'Sí' abrumador

Tras el discurso, la Duma ha dado su visto bueno al nombramiento de Putin como primer ministro, con 392 votos a favor y 56 en contra, los de los comunistas. Era una votación de trámite, ya que el partido Rusia Unida, del que Putin es presidente, controla más de dos tercios de los escaños.

Quedaba así culminado un proceso controlado de relevo de poder que comenzó el pasado mes de noviembre cuando Putin anunció que Dmitri Medvédev, pupilo suyo en los tiempos en que ambos trabajaban en el Ayuntamiento de San Petersburgo, sería su sucesor en la presidencia. Ayer, Putin entregó formalmente las llaves del Kremlin y el maletín nuclear a su delfín y éste le devolvió el gesto proponiéndole como primer ministro ante la Duma.

El cargo de primer ministro sigue estando formalmente en manos del presidente, pero no parece muy probable que Medvédev tenga intención de moverle de la jefatura del Gobierno, habida cuenta de que fue Putin le colocó en el Kremlin. Además, antes de abandonar la presidencia, Putin se aseguró de que el cargo de primer ministro adquiriese más relevancia y puso bajo su control a los gobernadores provinciales. Hoy mismo, el nuevo presidente Medvédev ha comentado que Putin tendrá "un papel clave" en la política rusa para los próximos años.