La policía cubana disuelve por la fuerza una protesta de las 'Damas de Blanco' en La Habana

Las mujeres piden la liberación de los disidentes políticos al Gobierno comunista

Las Damas de Blanco salieron ayer de nuevo a las calles de Cuba a protestar por el encarcelamiento de sus esposos y familiares, disidentes del Gobierno comunista. Miembros de la policía y de la seguridad cubanas han disuelto por la fuerza la protesta pacífica de una decena de estas mujeres en los alrededores de la céntrica Plaza de la Revolución de La Habana, donde reclamaban la libertad de los presos políticos y tenían la intención de entregar una carta con sus demandas al presidente Raúl Castro. En 2003, el entonces presidente Fidel Castro lanzó una persecusión de disidentes políticos y encarceló a 75 de ellos. De éstos, 55 aún están presos.

Las mujeres vestían camisetas blancas con la foto y los nombres de sus familiares, sin portar algún signo político.

"Estamos aquí para exigir la liberación de nuestros esposos y no nos iremos hasta que ellos sean liberados o nos arresten. Hemos esperado lo suficiente, queremos hablar con el nuevo presidente", ha dicho la líder del grupo, Laura Pollan en la protesta de ayer.

Poco después de un autobús han salido unas 20 mujeres policías y trataron de detener a las manifestantes, quienes se sentaron en la acera, se agarraron por los brazos y rehusaron moverse.

"Están muriendo, están muriendo", gritaba una mujer en medio de las lágrimas mientras la policía la arrastraba hacia el autobús.

Mientras se disolvía la protesta, se han presentado en el lugar cerca de un centenar de simpatizantes del Gobierno, principalmente mujeres de edificios gubernamentales cercanos, y les han gritado insultos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS