Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush presiona a la Cámara de Representantes para que vote el TLC con Colombia

"El acuerdo está muerto a menos que se programe una fecha de votación definitiva", dice el presidente de EE UU

El presidente George W. Bush ha dicho hoy que el tratado de libre comercio (TLC) con Colombia está "muerto" a menos que la Cámara de Representante programe una votación para aprobarlo. El mandatario estadounidense ha afirmado que no es del interés de EE UU "el perjudicar a un aliado" comercial.

"El acuerdo de libre comercio beneficia nuestros intereses, pero estará muerto a menos que (la presidenta de la Cámara, Nancy) Pelosi programe una fecha de votación definitiva", ha dicho Bush tras la reunión semanal del gabinete. Bush envió la semana pasada el proyecto de ley para la puesta en marcha del TLC al Congreso para su votación, algo que según la normativa estadounidense debía tener lugar en el plazo máximo de 90 días legislativos.

Pelosi, legisladora demócrata por California, lideró la campaña en la Cámara Baja para retrasar indefinidamente la votación sobre el TLC la semana pasada. Pelosi dijo que Bush había violado el "protocolo" al enviar el pacto al Congreso en contra de su consejo. Pelosi y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, habían advertido a Bush de que no enviase el proyecto de ley al Congreso sin tener garantizados los votos mínimos necesarios para la ratificación del pacto.

Los demócratas se oponen a ese TLC al exigir más garantías para los trabajadores y protección a los derechos humanos en Colombia, y piden más tiempo para negociar con la Casa Blanca sobre el documento. Según Bush, el rechazo de la Cámara "carece de precedentes". "No nos conviene que perjudiquemos a un aliado como Colombia y que no alentemos el que nuestros bienes y servicios se vendan en el exterior", ha dicho Bush.

"Hay una gran decepción en esta mesa sobre la acción que tomó la presidenta de la cámara sobre el acuerdo de libre comercio", ha agregado.

La Casa Blanca ha descrito el TLC como una de sus prioridades en política exterior. El tratado, según el Gobierno, impulsaría las exportaciones de productos estadounidenses en un momento de vacas flacas económicas y serviría para dar apoyo al Ejecutivo del presidente Alvaro Uribe, un firme aliado de Estados Unidos en una región del mundo donde crece el antiamericanismo.