Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno británico reconoce vuelos secretos de la CIA en su territorio

El ministro de Asuntos Exteriores confirma que la agencia usó la isla de Diego García, en el Océano Índico, para trasladar prisioneros.- EE UU lamenta haber entregado información "inexacta"

El ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, ha pedido hoy disculpas en nombre del Gobierno a la Cámara de los Comunes tras reconocer que la CIA utilizó en dos ocasiones la isla de territorio británico Diego García, en el Océano Índico, para transferir en secreto a dos prisioneros sospechosos de terrorismo. Tras conocerse la información, el primer ministro Gordon Brown expresó su "decepción" ante un hecho que ha calificado de "muy grave".

En su declaración, Miliband ha admitido que debido a "errores de registro", las autoridades de Estados Unidos no le habían alertado hasta ahora de esos vuelos, realizados en 2002, y cuya existencia el Gobierno británico siempre ha negado.

Por su parte, Washington ha dicho hoy que lamenta haber facilitado información inexacta a Reino Unido sobre los dos aviones estadounidenses que llevaban a los sospechosos de terrorismo para entregarlos a la CIA. El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack, ha afirmado que, "inicialmente, se entregó una información inexacta" a Londres que había sido elaborada a finales del año pasado. "Lamentamos que hubiese un error al entregar inicialmente esa información inexacta a un buen amigo y aliado".

En junio de 2007, el Gobierno británico declaró que no había ningún elemento para afirmar que la CIA había utilizado los aeropuertos del Reino Unido para hacer estas transferencias de detenidos.

Según Miliband, la secretaria de Estado de EE UU, Condoleezza Rice, le expresó su "profundo pesar" por el error, que se cometió "de buena fe", y le garantizó que el territorio británico no volvería a utilizarse para ese tipo de vuelos sin el permiso pertinente.

En Bruselas, Brown también subrayó el hecho de que Estados Unidos haya sido el primero en lamentar lo ocurrido y dijo compartir "el sentimiento de decepción que todo el mundo puede tener".

"Lo importante ahora es poner en marcha los procedimientos más adecuados para que esto no vuelva a ocurrir", ha afirmado Brown, quien ha descartado dimisiones.