Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército de Sudán ataca un área rebelde de Darfur, cerca de la frontera con Chad

Desde Ruanda, Bush hace un llamamiento para poner fin al genocidio de Darfur

El Ejército sudanés ha iniciado hoy hoy una ofensiva en la región montañosa de Jabel Moun en un último intento por recuperar el distrito de Darfur Occidental tomado por los rebeldes.

"Desde esta mañana hay enfrentamientos y todavía continúan", ha informado Sheij el-Din Mahin, responsable del grupo rebelde Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) en la zona, tras agregar que hay aviones Antonov y helicóteros bombardeando.

Los helicópteros militares despegaron y aterrizaron en el aeropuerto de El Geneina, capital regional, según varios testigos. El portavoz del Ejército sudanés ha dicho que los militares habían iniciado una operación de "limpieza" de toda la zona. "Hay elementos de la oposición chadiana y elementos del Gobierno chadiano apoyando a los rebeldes de Darfur en la zona que están atacando a civiles", ha dicho el portavoz militar a Reuters.

Chad y Sudán se acusan mutuamente de apoyar a los insurgentes en Darfur y en el este de Chad. El presidente chadiano, Idriss Deby, consiguió evitar un asalto rebelde contra Yamena este mes, y acusó Jartum de estar detrás de la asonada.

Por su parte, la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha informado que estaba evacuando temporalmente a seis o siete de sus miembros desde el lado chadiano de la frontera, donde entre 7.000 a 12.000 refugiados de Darfur se han agrupado desde la ofensiva del 8 de febrero.

Bush llama a terminar la guerra de Darfur

En tanto, el presidente estadounidense, George W. Bush, en gira por África, ha hecho hoy un llamamiento para poner fin "de una vez por todas" al genocidio de Darfur. Bush ha hablado en Kibali, la capital de Ruanda, donde en 1994 cerca de 800.000 personas fueron salvajemente asesinadas por hordas de milicianos hutus en una matanza que duró cien días y en la que las víctimas fueron miembros de la etnia rival, los tutsis, y también hutus moderados.

En una rueda de prensa después de reunirse con el presidente ruandés, Paul Kagame, Bush ha agradecido al gobernante anfitrión el hecho de que, a pesar de los pocos recursos de este país, haya enviado tropas para sumarse al contingente de paz en Darfur. "Estamos cooperando para enfrentar la violencia y el genocidio de Darfur. El pueblo de Ruanda conoce los horrores de un genocidio", ha dicho Bush.

La guerra de Darfur estalló en febrero de 2003, cuando los

grupos rebeldes de esa región del oeste de Sudán se levantaron en armas para protestar contra la pobreza y marginación de la zona, fronteriza con Chad. Desde entonces, cerca de 200.000 personas han muerto y unos dos millones más se han visto forzadas a abandonar sus hogares y alojarse en campos de refugiados en Sudán y Chad.