Hillary Clinton frena el ascenso de Barack Obama

La ex primera dama consigue el 39% de los apoyos y Obama el 37%.- En el bando republicano John McCain se impone por delante de Mitt Romney

Manchester (New Hampshire) / Madrid - 09 ene 2008 - 05:10 UTC

Hillary Clinton ha logrado frenar en seco la irresistible ascensión de su rival en la carrera por hacerse con la candidatura demócrata a las elecciones presidenciales del próximo 4 de noviembre, tras conseguir la victoria en las trascendentales elecciones primarias que se han celebrado esta martes en el Estado de New Hampshire.

Con el recuento todavía en marcha, Barack Obama ha comparecido ante sus seguidores y ha reconocido la victoria de su oponente en la carrera hacia la Casa Blanca. Hillary Clinton ha obtenido el 39% de sufragios y Obama, favorito en las encuestas tras ganar contra pronóstico en el caucus de Iowa, el 37%. Más lejos se ha situado John Edwards, segundo en los caucus de Iowa por detrás de Obama, con el 17% de los apoyos.

Más información

Con esta situación, Clinton puede, en todo caso, reavivar una campaña que se veía seriamente amenazada tras su derrota en Iowa, mientras que Obama confirma en este Estado, también de amplísima mayoría blanca, todas sus opciones para obtener la victoria final. Precisamente aquí, en New Hampshire, en 1992, Bill Clinton recuperó oxígeno y, en última instancia, ganó la presidencia, tras un sorprendente segundo puesto cuando parecía descartado por un escándalo sexual.

Ante sus seguidores tras confirmase su victoria en New Hampshire, la ex primera dama ha afirmado que "he encontrado mi propia voz". En su intervención, Hillary Clinton ha mostrado un talante relajado y cálido, a diferencia de la actitud desafiante que ofreció tras su derrota en Iowa, lo que le valió un retroceso en los sondeos de opinión, según algunos observadores. Ha insistido en que su victoria demuestra que el pueblo estadounidense "sabe lo que hay en juego", y ha prometido que de convertirse en presidenta trabajará para que todo el mundo pueda desarrollar su potencial.

Por su parte, Barack Obama tras reconocer su derrota en New Hampshire ha prometido que continuará con mayor fuerza su lucha por la candidatura presidencial. "Estoy lleno de energía y listo para seguir" en busca de votos y asegurar la candidatura en las elecciones presidenciales de noviembre, según ha manifestado en un discurso ante sus seguidores.

"Mc ha vuelto"

En el bando republicano la victoria de John McCain ha sido mucho más clara. El veterano senador ha resucitado asombrosamente de sus cenizas políticas y ha conseguido el 37% de los votos, mientras que el segundo, Mitt Romney, ha obtenido el 32%. Con su victoria con cerca de cinco puntos de ventaja, John McCain logra repetir en New Hampshire el triunfo del año 2000 y se sitúa a los 71 años de edad como un firme candidato para obtener la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos.

El candidato ha declarado emocionado, al conocer su victoria, que es el hombre que "ha vuelto" para quedarse y llegar en noviembre a la Casa Blanca. Tiene por delante todavía difíciles obstáculos que sortear. El primero de todos, la próxima semana, en Michigan, un Estado al que Mitt Romney está ligado familiarmente y en el que el ex gobernador mormón parte como favorito.

A continuación, McCain intentará la victoria en Carolina del Sur, donde su carrera presidencial quedó varada hace ocho años. Y después tiene otra difícil batalla en Florida, el Estado en el que ha concentrado sus esfuerzos con Rudy Giuliani y donde se espera su verdadera entrada en esta campaña electoral.

El mensaje de McCain -dignidad, honradez, seguridad nacional, patriotismo-, que tan bien ha funcionado en New Hampshire, tiene también posibilidades de encontrar audiencia en otros Estados, sobre todo en un contexto en el que no existe aún un claro favorito en el bando republicano. Su eslogan: "es más importante ganar una guerra que ganar unas elecciones", ha sido entendido por los electores.

John McCain se ha impuesto en el bando republicano.ATLAS

Hillary Clinton cambia de imagen

La escena ha sido notablemente diferente. Tras el caucus de Iowa, Hillary Clinton apareció rodeada por personajes del pasado como la antigua secretaria de Estado, Madeleine K. Albright, y su sempiterno marido, Bill. Sin embargo, la ex primera dama decidió recomponer su estrategia tras el varapalo de Iowa y el ascenso de Barack Obama, que se apoderó del mensaje de cambio que está protagonizando la carrera demócrata hacia la Casa Blanca. Clinton no ha querido perder el tiempo y, después de ganar en New Hampshire, ha subido al escenario acompañada de jóvenes, que han renovado la imagen fatigada de la familia Clinton. Los vestigios del pasado se han perdido con el objetivo de arrebatar el voto joven a Obama, que sigue insistiendo en su mensaje de cambio y ha perdido por tan sólo 7.000 votos de diferencia en esta última votación. Después de que las nuevas generaciones de votantes acudan en masa a las urnas, la experiencia no es tan importante como el cambio, que ha impuesto el fenómeno Obama, y Clinton ha aprendido la lección.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50