Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cooperante argentina descarta volver a Somalia tras su secuestro con la española

La argentina Pilar Bauza Moreno, enfermera de Médicos Sin Fronteras (MSF) que estuvo secuestrada en Somalia junto a la médica española Mercedes García, ha dicho hoy que no regresará a ese país aunque alentará esa labor humanitaria.

"No voy a regresar a Somalia y, además, no creo que me deje regresar ni mi familia ni nadie que quiera mi integridad", ha declarado en rueda de prensa la cooperante, que regresó a Buenos Aires el pasado viernes tras cinco meses de trabajo en África.

Bauza Moreno ha señalado que aunque no se esperaba un secuestro ni lo desea "para nadie", seguirá "impulsando las tareas de ayuda humanitaria", y ha agregado que su "vocación sigue intacta e íntegra".

"Quiero expresar mi tristeza al saber que este hecho nos sacó de allá y nos hizo salir a todo el equipo que estaba en Bosaso. Para mí, fue muy duro dejar a toda esa gente sin la asistencia humanitaria que tanto necesitan", ha dicho la enfermera argentina.

García, de 51 años, y Bauza, de 26, fueron secuestradas el pasado 26 de diciembre por un grupo de personas armadas cuando se dirigían en un vehículo de la organización al centro nutricional donde Médicos Sin Fronteras atiende a unos 7.000 niños menores de cinco años en la localidad de Bosaso.

Ambas fueron liberadas el pasado día 2 tras arduas gestiones diplomáticas, pero Bauza Moreno ha asegurado desconocer detalles de la negociación, de cómo se logró la liberación y de las razones por las que fueron secuestradas.

La enfermera ha declarado que el trato físico que recibió de sus captores "fue bueno" pues les daban de comer y agua, aunque ha afirmado que "desde el mismo momento en que uno está secuestrado, el trato psicológico deja de ser bueno".

"Todo era incierto y todo era miedo. Siempre temí por mi vida" durante el cautiverio, ha añadido la cooperante argentina, quien ha explicado que los secuestradores "eran muchos y hablaban en somalí", una lengua que ella no comprende. Bauza Moreno ha relatado que durante todo el cautiverio estuvieron a la intemperie, en las montañas, y que nunca fue separada de Mercedes García.

La enfermera argentina se ha declarado "muy cansada" por el secuestro y por los cinco meses previos de intensos trabajos en Somalia, una labor que, según ha dicho, la hacía "muy feliz" y la llenaba como persona. Bauza Moreno ha señalado que ahora quiere descansar junto a su familia y luego retomar su "vida normal", trabajando en lo "único" que sabe hacer, las labores de enfermería.