Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El terror reina en Honduras

Defensores de los derechos humanos denuncian que 504 jóvenes menores de 23 años fueron ejecutados en 2007 por grupos de exterminio

Según la estadística, cada día 1,3 jóvenes y menores de edad son ejecutados arbitrariamente en Honduras, una de las naciones más violentas —junto a El Salvador y Guatemala— de todo el hemisferio occidental. Multiplicando la cifra, los asesinados llegan a 42 al mes. Y en 2007 sumaron 504. El espeluznante dato fue dado a conocer por José Manuel Capellín, de origen español y director de la organización humanitaria internacional Casa Alianza, que se dedica a proteger los derechos humanos de la niñez y juventud en Latinoamérica con fondos privados de EE UU.

Capellín, en declaraciones a EL PAÍS, dijo que "lamentaba profundamente que se siga en Honduras la nefasta práctica de ejecuciones y muertes violentas de niños, niñas y jóvenes". Una situación parecida contra este sector de la población se registra en Guatemala, con un promedio de aproximadamente 50 asesinatos al mes, y en El Salvador, aunque en esta última nación no se lleva una contabilidad exacta de este tipo de homicidios. El activista humanitario, que trabaja en Honduras desde hace más de una década, aseguró que "en 2007 se registraron 504 menores de 23 años de edad ejecutados con procedimientos similares a los que usaron grupos de exterminio [o escuadrones de la muerte] en décadas pasadas, durante la llamada guerra fría".

Durante los ochenta, en Honduras, Guatemala y El Salvador sembraron el terror numerosos escuadrones de la muerte de ultraderecha, algunos de los cuales tenían nexos con los sistemas de inteligencia de los cuerpos militarizados de seguridad, así como con grupos empresariales poderosos que financiaron la llamada lucha antisubversiva o anticomunista.

Por lo general, el modus operandi de los grupos de exterminio de jóvenes en Centroamérica también consiste en ejecutar a sus víctimas después de secuestarlas y torturarlas. Posteriormente, abandonan los cadáveres en lugares públicos y con mensajes de advertencia. Investigaciones realizadas por la Fundación para el Estudio y Aplicación del Derecho (Fespad) aseguran que, al igual que en el pasado, la brutalidad de los asesinatos de la actualidad, con torturas y mutilaciones, tienen como objeto inspirar terror. No obstante, la policía salvadoreña asegura que muchos de esos crímenes son cometidos de tal manera porque algunas pandillas realizan prácticas diabólicas.

Capellín indicó que 116 de las víctimas —es decir, el 23% de los ejecutados— eran menores de 18 años de edad. Muchos de ellos fueron asesinados por los disparos realizados contra grupos de jóvenes por desconocidos desde automóviles en marcha.

"Desde que en 1998 comenzamos a registrar sistemáticamente el fenómeno de las ejecuciones de menores y jóvenes, al menos 3.993 niños, niñas y jóvenes han muerto en Honduras, hasta diciembre de 2007. Los patrones de tales muertes son similares", reiteró Capellín.

"Los cuerpos de los jóvenes y niños o niñas aparecen en las orillas de carreteras, en matorrales o en parajes solitarios con señales de tortura, las manos atadas atrás y un disparo en la frente o nuca. La mayoría de las víctimas pertenecían a comunidades pobres o zonas marginales", aseguró. Además, el experto indica que el objetivo de los grupos de exterminio es tratar de frenar la proliferación de pandillas juveniles, que en Centroamérica se denominan maras y que están ligadas a la violencia del narcotráfico, que incluye extorsiones masivas a transportistas y comerciantes.