Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bélgica por fin tiene Gobierno

El Parlamento belga respalda al nuevo Ejecutivo interino, liderado por el actual primer ministro, el liberal flamenco Guy Verhofstadt

El Parlamento belga ha dado este domingo su respaldo al nuevo Ejecutivo interino, liderado por el actual primer ministro, el liberal flamenco Guy Verhofstadt, quien dirigirá al país en los próximos tres meses y quien tiene entre sus tareas más urgentes la elaboración de un presupuesto para 2008.

El programa de Gobierno planteado por Verhofstadt ha recibido, en una sesión parlamentaria extraordinaria, el voto favorable de 97 diputados, el rechazo de 46 y una abstención.

El visto bueno al gabinete interino, 196 días después de las elecciones legislativas del 10 de junio, pone fin, al menos temporalmente, a la profunda crisis creada en el país por la incapacidad del ganador de los comicios, el democristiano flamenco, Yves Leterme, de formar una coalición de Gobierno.

Leterme se esforzó durante meses en sacar adelante una coalición 'naranja-azul', compuesta por democristianos y liberales de las dos comunidades lingüísticas, pero acabó fracasando debido a que las demandas de más descentralización administrativa de los flamencos chocaron con el temor de los francófonos a la desintegración del país.

Finalmente, el Rey Alberto II encargó al actual primer ministro la formación de un Gobierno interino, encargado de gestionar los asuntos más urgentes -como el presupuesto del año que viene y la subida de los precios- y de poner las bases a la ya inevitable reforma institucional. Para salir de la crisis, Verhofstadt ha incorporado a la coalición 'violeta' que dirigía -con liberales y socialistas de las dos comunidades- a los democristianos flamencos del CD&V (el partido de Meterme) y francófonos del cdH.

En el Gobierno interino no estarán ni los socialistas flamencos, que tras su derrota en las urnas en junio han insistido en permanecer en la oposición, ni el partido nacionalista flamenco N-VA, aliado electoral de Meterme, y que fue uno de los grandes escollos en las negociaciones de los últimos meses. La coalición de crisis será por tanto asimétrica, con tres partidos francófonos por dos flamencos, algo inusual en el país.

El nuevo Ejecutivo tendrá dos vicepresidencias, que ocuparán Leterme y el líder del MR (liberales francófonos), Didier Reynders, ambos encargados de la cartera de Reformas Institucionales. Leterme, que debería tomar al relevo a Verhofstadt y convertirse en primer ministro el próximo 23 de marzo como muy tarde, se encargará, además, de Presupuesto y Movilidad, y Reynders seguirá al frente del Ministerio de Finanzas. El gabinete interino cuenta en total con 14 carteras.