Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | INCIDENCIAS

Las autoridades brasileñas rectifican el número de fallecidos en Salvador de Bahía

Finalmente son siete aficionados, y no ocho como se apuntaba en un principio, los que han perdido la vida

Las autoridades brasileñas han iniciado la investigación de las causas del derrumbe de una parte de la tribuna en un estadio en la ciudad de Salvador y que ha provocado la muerte de siete espectadores en un partido de la Tercera División del fútbol brasileño. El estadio había sido identificado recientemente como el peor entre los 29 más grandes en Brasil. Las víctimas cayeron 15 metros a través de un agujero de tres metros en el estadio Fonte Nova en la ciudad costera de Salvador, según ha informado el secretario de deportes del estado de Bahía, Nilton Vasconcelos, citado por la agencia ''Brasil''.

Además, las autoridades modificaron el saldo de muertes en el incidente acaecido la noche del domingo y que inicialmente era de ocho. Finalmente, son siete los fallecidos.

Vasconcelos ha señalado que las autoridades no estaban al tanto de problemas estructurales en el estadio construido en la década de los 50, pero un estudio divulgado este mes por la asociación nacional de ingenieros y arquitectos lo valoró como el peor entre los grandes recintos en Brasil, precisando que no era seguro y enfatizando que las tribunas constituían un riesgo particular.

Más de 60.000 aficionados colmaron el estadio cuando, al final del partido, las tribunas colapsaron cuando los hinchas de Bahía celebraban el empate sin goles con el Vila Nova, resultado que les aseguró el ascenso a la Segunda División. Los aficionados saltaban de felicidad cuando se abrió una grieta en el piso de las tribunas precipitándose muchos de ellos al vacío.

Según testigos, citados por medios locales, el estadio estaba lleno por los asistentes al juego y por parte de una multitud que celebraba la clasificación en una fiesta callejera y a la que le fue permitida entrar a las gradas y al terreno de juego.