Aumenta a cuatro el número de muertos por las protestas contra la Constitución bolivariana

El texto deberá ser ratificado artículo por artículo y luego sometido a referéndum

La Paz / Madrid - 26 nov 2007 - 13:25 UTC

Los disturbios que han asolado Sucre, la capital oficial de Bolivia donde se aprobó este fin de semana la nueva Carta Magna bajo fuertes protestas, se han cobrado otra víctima al confirmase hoy que otro estudiante se ha convertido en la cuarta víctima.

Fuentes del Hospital Santa Bárbara han comunicado que José Luis Cardozo, de 19 años, ha muerto esta madrugada de las heridas que había recibido el sábado. Los fallecidos en las protestas en Sucre, además de José Luis Cardozo, son Gonzalo Durán, abogado de 29 años, muerto el sábado de un disparo en el pecho; el joven Juan Carlos Serrudo, fallecido por traumatismo en el tórax, y el policía Jimmy Quispe Carazas, linchado en la madrugada por una turba en las calles.

Más información

Las manifestaciones violentas dejaron además 130 heridos tras aprobar los oficialistas del presidente boliviano, Evo Morales, el índice del nuevo texto constitucional en primera instancia, sin leerlo y a mano alzada. A pesar de las protestas, Morales ratificó su proyecto de nueva Carta Magna aunque sólo fuera aprobado por solo 136 de los 255 constituyentes. El ex presidente conservador Jorge Quiroga afirmó al respecto que "vale tanto como papel higiénico usado".

Morales acusa a la derecha

También solicitó tranquilidad a los sucrenses,lamentó "los hechos de sangre" y señaló que su gobierno no ordenó a las fuerzas de seguridad usar armas de fuego en las manifestaciones. El mandatario acusó al ex presidente Quiroga, jefe de la alianza derechista Poder Democrático y Social (Podemos), de haber promovido y "previsto" la violencia en esa ciudad, capital oficial pero no efectiva de Bolivia.

El diario paceño La Razón destaca que los constituyentes afines a Morales "atropellaron el reglamento" de la Asamblea al saltarse varias de sus normas. El presidente dijo que la nueva constitución garantiza las autonomías departamentales e indígenas, pone "candados" a la nacionlización de los hidrocarburos y declara como "derecho humano" los servicios básicos de agua, energía y telecomunicaciones, para que no sean negocios privados.

Las manifestaciones violentas remitieron en su intensidad en la tarde del domingo, después de que la policía abandonara Sucre y tras llamamientos de líderes de la ciudad a los universitarios para detener las protestas. Quiroga criticó la "cruel y sádica represión" que han sufrido los sucrenses y acusó al gobierno de persistir en su "retórica de guerra".

Líderes de partidos, organizaciones cívicas y asociaciones de empresarios se reunieron para ver cómo responden a lo que consideran un "golpe de mano" de Morales para imponer la visión de la mitad de los bolivianos, en lo que califican como una violación del reglamento de la Asamblea. El partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), tuvo en los comicios de 2006 para integrar la Constituyente el 50,7 por ciento de los votos. El gobernador opositor de la región central de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, reiteró que debe haber un referendo, pero no para el proyecto constitucional del MAS, sino para preguntar al pueblo si quiere "que Evo siga siendo presidente".

Lo más visto en...

Top 50