Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez contesta a Uribe que el diálogo con las FARC "no se puede parar"

El líder venezolano dice que él sigue esperando que la guerrilla le envíe pruebas de que los rehenes siguen vivos

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha dicho hoy que "respeta" aunque también "lamenta mucho" la "decisión" de su colega colombiano, Álvaro Uribe, de suspender su labor de mediador para lograr la liberación de 45 rehenes en poder de la guerrilla colombiana de las FARC.

Chávez ha manifestado que pese a la decisión de Uribe, él sigue a la orden. "Ponemos a Venezuela a la orden si el gobierno de Colombia cree que nosotros podemos ayudar en algo", ha dicho. También ha avanzado que la decisión de Uribe le pilló por sorpresa y que espera hablar en algún momento con su colega colombiano para "aclarar las razones y las causas" de la medida "unilateral" de Bogotá.

A él, ha dicho, le hubiera gustado seguir actuando de mediador, pero sólo será así "si ambas partes están de acuerdo. Yo no puedo ser mediador si una de las partes no está de acuerdo", ha zanjado.

Pese a acatar la orden de Uribe, el gobernante venezolano ha dicho que el proceso ha entrado en una dinámica que "no se puede parar" y que espera que el máximo líder de las FARC, Manuel Marulanda, le envíe las pruebas de vida de los 45 secuestrados que la guerrilla exigue que sean canjeados por 500 de sus compañeros presos en Colombia.

Uribe puso ayer de madrugada (hora española) un brusco punto y final a la labor de mediación encargada a Chávez. Al parecer, el motivo de la decisión ha sido que el presidente venezolano con el alto mando militar colombiano, algo que Uribe le pidió expresamente que no hiciera. La decisión ha causado consternación entre los familiares de la ex candidata a la presidencia colombiana, Ingrid Betancourt, en poder de las FARC desde hace cinco años, y también en el Gobierno francés, que pide a Uribe que reconsidere su postura.