Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin deja abierta la puerta a su futuro como primer ministro de Rusia

El presidente ruso ha anunciado que encabezará las listas de su partido para las elecciones parlamentarias de diciembre

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha anunciado hoy la posibilidad de liderar un futuro Gobierno como primer ministro durante el congreso del partido oficialista, Rusia Unida. Por el momento, ha asegurado que encabezará la lista de su partido para las elecciones parlamentarias de diciembre, lo que le garantizaría una plaza en la Duma, la cámara baja del Parlamento ruso.

Putin no podrá presentarse a las elecciones presidenciales del próximo marzo, según la Constitución de Rusia, que prohíbe tres mandatos consecutivos. Sin embargo, nada le impide regentar el cargo de primer ministro, ahora en manos de Víktor Zubkov, designado por el propio Putin el pasado septiembre.

"En lo que respecta a mi posición al frente del Gobierno, es una sugerencia bastante realista aunque todavía es demasiado pronto para pensar en ello", ha explicado Putin, quien ha señalado las dos condiciones que deberían darse: "Rusia Unida debe ganar las elecciones y una persona decente, capaz y moderna, con la que trabajaría en equipo, debería ser elegida como presidente".

Todas las encuestas publicadas conceden un amplio margen de victoria a Rusia Unida en las elecciones legislativas de diciembre, con al menos el 50% de la intención de voto. La segunda fuerza, los comunistas, conseguirían entre un 10% y un 20%.

Asimismo, la popularidad de Putin y el control del Kremlin sobre la política y los medios de comunicación garantizan una rotunda victoria en las presidenciales del próximo marzo a cualquier candidato que designe como su sucesor.

Las especulaciones sobre las futuras intenciones del líder ruso han sido intensas, especialmente desde que a principios de este año dejara clara su intención de conservar un papel activo en la política tras dejar la presidencia. Según algunos analistas políticos, Putin podría elegir a un sucesor débil y leal como presidente y continuar dirigiendo el país desde una posición clave como la de primer ministro.