Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU colaboró en el ataque israelí a Siria, según el 'Post'

Según cuenta hoy 'The Washington Post', el ataque de Israel sobre un supuesto centro nuclear sirio, se produjo tras conversaciones con la inteligencia de EE UU

El Gobierno israelí decidió bombardear un objetivo desconocido en el norte de Siria, supuestamente un lugar relacionado con un programa nuclear sirio apoyado por Corea del Norte, tras compartir este verano información de espionaje con el presidente de Estados Unidos, informa hoy el diario estadounidense The Washington Post.

Según la edición digital del rotativo, -que cita fuentes gubernamentales estadounidenses-, el ataque aéreo israelí del pasado 6 de septiembre, sobre el que el presidente norteamericano, George W. Bush, se negó ayer en dos ocasiones a hacer ningún comentario en una rueda de prensa, contó con contribución previa de los servicios de inteligencia de EEUU.

Precisamente el estadounidense John Bolton, ex embajador de EE UU en Naciones Unidas, reconoció que el objetivo del ataque pude ser material nuclear transportado desde Corea del Norte o unas instalaciones atómicas, extremos que ya ha negado Siria.

Estas declaraciones llegaron el mismo día que el ex primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, en medio del silencio de Tel Aviv, asumió en una televisión israelí conocer la operación y haber dado su visto bueno al ministro de Defensa de su país.

Violación del espacio aéreo

Ese día, fuentes militares sirias reconocieron que baterías antiaéras habían abierto fuego contra aviones israelíes que, aseguran, habían violado su espacio aéreo de madrugada. Previamente los aviones israelíes habían bombardeado objetivos no identificados al norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía, sin al parecer haber causado daños materiales ni víctimas.

Pese a que el Gobierno estadounidense, al igual que el israelí, mantiene un absoluto secretismo sobre dicha operación que ocasionó las protestas de Damasco, el diario estadounidense señala que la creencia generalizada en Washington es que Estados Unidos corroboró la información de los servicios de espionaje israelíes.

El ataque, que tuvo lugar tres días de después del atraque en el puerto sirio de Tartus de un barco norcoreano consignado con carga de cemento, según el diario, ha ocasionado en la Administración estadounidense el temor de que pueda perjudicar las negociaciones a seis bandas para la desnuclearización de la península coreana.

The Washington Post subraya que en el Gobierno de George W. Bush han despertado inquietud las afirmaciones israelíes de que Corea del Norte colaboraba "en un ambicioso programa nuclear de un país estrechamente vinculado con Irán".

El periódico señala que el objetivo del bombardeo nocturno estaba en el norte de Siria, en las proximidades de la frontera con Turquía.