Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fallo en un radar en Brasil obliga a regresar a EE UU a cuatro aviones de American Airlines

Los responsables de las instalaciones explican que el sistema de control instalado en el Amazonas falló de forma "inexplicable"

Cuatro vuelos de American Airlines con destino a Brasil se han visto obligados a regresar de nuevo a su origen, el aeropuerto internacional de Miami, debido a que una estación de radares situada en el Amazonas, desde la que se controla el tráfico aéreo, dejó de funcionar durante dos horas, cuando lo atravesaban, "de forma inexplicable", según los responsables del aeropuerto nacional de Brasil.

El problema ha ocurrido durante la pasada madrugada y ha afectado a avarios de los despegues y aterrizajes desde el norte del país y vuelos internacionales. Muchos de ellos han sido obligados a retornar a sus puntos de origen.

El suceso se ha producido cuando todavía no están claras las responsabilidades del accidente del pasado martes en Sao Paulo que causó la muerte de al menos 190 personas y que ha provocado numerosas críticas al Ejecutivo del presidente, Luis Inázio Lula da Silva, por el modo de gestionar la crisis.

El portavoz del aeropuerto nacional de Brasil, Carol Cavalcante, ha confirmado que el radar que estaba bajo las órdenes del centro radar Cindacta-4 en la ciudad de Manaos se apagó, pero no ha podido dar ninguna indicación sobre la causa del problema.

"Todo ha vuelto a la normalidad ahora. Pero se ha apagado durante dos horas. Es verdad, algunos vuelos han tenido que regresar a su punto de origen en ese periodo de tiempo", ha señalado el portavoz en Brasil.

Varios vuelos no han podido entrar al espacio aéreo brasileño, entre ellos uno que viajaba de Nueva York a Brasil y debió retornar a la ciudad estadounidense después de dos horas de vuelo. Otro fue retenido en Bogotá. También han resultado afectados vuelos desde Brasil con destino a Colombia, Venezuela y Panamá.

Los vuelos que regresaron a Miami tenían como destino las ciudades de Sao Paulo y Río de Janeiro. Tres de ellos habían partido de Miami pero el otro salió desde el aeropuerto internacional Fort Worth, en Dallas.

Los viajeros y los pilotos de los aviones que vuelan a Brasil se muestran preocupados por los sistemas de control del tráfico aéreo del país.