Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALERTA TERRORISTA EN REINO UNIDO

La policía halla material explosivo en otro coche en Londres

Scotland Yard cree que los vehículos están relacionados.- En el primero había 200 litros de gasolina, clavos y botes de gas

Scotland Yard ha confirmado este viernes que un segundo vehículo sospechoso hallado en Londres contiene el mismo artefacto explosivo que el coche bomba desactivado por la mañana en pleno centro de la capital británica y que, según fuentes policiales consultadas por el diario británico The Guardian, podría estar inspirado en la organización terrorista Al Qaeda. La policía británica sigue trabajando para cerciorarse de que no hay más coches bomba situados por la ciudad. El jefe de la lucha antiterrorista de Londres, Peter Clarke, ha declarado este mediodía que de no haber desactivado por la mañana la bomba alojada en un coche, ésta habría causado "muchas víctimas".

La policía cerró al tráfico por la tarde la céntrica calle londinense de Park Lane, en el lado este de Hyde Park, tras descubrir el segundo coche sospechoso. Los agentes han impuesto una zona de restricción de 200 metros alrededor del automóvil. "Están investigándolo en este momento", ha indicado la portavoz. Según informa la CNN, el coche en el que se han encontrado los componentes, fue llevado a un aparcamiento subterraneo por una grúa desde Trafalgar Square a Park Lane porque estaba aparcado en una zona prohibida. Según las mismas fuentes, el segundo automóvil contiene componentes similares a los del primero y podría tratarse de un segundo coche bomba.

Clarke ha indicado en una rueda de prensa que el segundo coche bomba contenía también, igual que el primero, "una considerable cantidad de gasolina y botes de gas y [...] una cantidad significativa de clavos". El subcomisario ha concluido que ambos vehículos "están claramente relacionados". El jefe de la Policía antiterrorista británica ha dicho que se trata también de un Mercedes -como el primero- pero de color azul. Clarke había afirmado, tras el hallazgo del primer coche bomba, que es prematuro señalar a sospechosos y que todavía se están recolectando pruebas y analizando los vídeos registrados por las cámaras de vigilancia de la zona. El artefacto constaba de 200 litros de combustible, unos "cilindros" de varios tamaños, botes de gas y clavos. El primer ministro, Gordon Brown, ha admitido que Reino Unido afronta una amenaza "seria y continúa" y ha convocado un gabinete de crisis.

Colaboración ciudadana

El responsable policial ha hecho un llamamiento a la colaboración ciudadana y ha reiterado que la investigación se encuentra en su fase preliminar. No hay sospechosos y tampoco se sabe todavía qué contenían los misteriosos cilindros "de distinto tamaño" hallados en el coche. El responsable policial ha subrayado, en cualquier caso, que los daños causados por la detonación hubieran sido "grandes" y ha recordado que a la hora a la que fue abandonado el vehículo, en pleno centro de Londres, mucha gente abandonaba los clubs nocturnos. La bomba iba a ser detonada con un teléfono móvil, según informa la cadena británica Sky News.

Al explicar cómo se halló el vehículo, Clarke ha dicho que los servicios sanitarios habían recibido esta madrugada una llamada del club Tiger Tiger, donde una persona se había puesto enferma. Una vez allí, el personal del servicio de ambulancias observó que del Mercedes salía humo, lo que despertó sus sospechas e hizo que se llamara a la Policía, ha agregado.

Un testigo citado por la BBC asegura que vió al coche, un Mercedes verdoso metalizado, desplazándose "erráticamente" hasta que chocó contra unos cubos de basura junto al Tiger Tiger y una oficina de cambio de divisas de la compañía American Express. Entonces una persona salió corriendo del vehículo.

La policía se puso en marcha tras el aviso telefónico, poco antes de las 3.00, hora peninsular española. El área fue acordonada de inmediato. "Descubrieron lo que parecía un artefacto explosivo potencialmente viable, que fue desactivado", afirmaron las fuentes policiales que luego han confirmado que se trataba de una "gran" bomba.

Junto a Piccadilly

El corazón comercial de Londres ha estado tomado por la policía. Haymarket se halla muy próxima a la concurrida plaza de Piccadilly Circus y de la comercial Regent Street. Es una zona teatros y tiendas, donde acuden numerosos turistas. En el área no hay ningún edificio oficial, por lo que la policia baraja que el objetivo era causar víctimas civiles.

La bomba ha sido colocada en unos días claves para Reino Unido, tras la llegada de Gordon Brown a la presidencia del Gobierno y la salida de Tony Blair. Hace casi dos años, el 7 de julio de 2005, 52 viajeros murieron en atentados con bombas en el metro y autobuses de Londres.