Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escocia, Gales e Inglaterra celebran las últimas elecciones con Blair al frente del Gobierno

Los primeros resultados comenzarán a conocerse hacia la una de la madrugada, hora española

Reino Unido ha vivido una jornada electoral marcada por la esperada retirada de Tony Blair al frente del Gobierno. Escocia y Gales han elegido a sus representantes autonómicos e Inglaterra ha decidido sus representantes municipales en una cita que se ha convertido en un plesbiscito de la labor realizada por el primer ministro y un examen para su partido, el Laborista. Los colegios electorales han cerrado a las 21.00, hora local, y los primeros resultados comenzarán a conocerse hacia la una de la madrugada, hora peninsular española.

Los escoceses deciden la composición del Parlamento de Edimburgo, formado por 129 escaños (73 correspondientes a las circunscripciones y 56 a las regiones), y se ha votado en 32 municipios. Allí, los sondeos apuntaban a una derrota del partido gubernamental, ante los nacionalistas: el Partido Nacional Escocés, (SNP), liderado por Alex Salmond, se sitúa como protagonista en estos comicios, con propuestas llamativas como la de convocar un referéndum de independencia en los próximos años.

En Gales, los votantes han elegido a los 60 miembros de la Asamblea galesa, de los que 40 son por las circunscripciones y otros 20 por las cinco regiones (cada región tiene cuatro miembros). No han celebrado los galeses comicios locales, pero aún así las cosas tampoco no se pintan allí claras para los laboristas: el partido de Blair pugna por recuperar el control de la Asamblea, donde perdieron la mayoría en 2005 después de que un diputado se hiciera independiente. Pese a todo, esperan conseguir ser el partido más votado, si bien tories y liberal-demócratas podrían conseguir suficientes escaños como para formar una coalición.

También los nacionalistas galeses del Plaid Cymru mantienen abiertas sus esperanzas de ser el partido de oposición más votado y se especula con una posible coalición para sacar a los laboristas del poder.