El 'informe Winograd' considera a Olmert culpable de los "graves errores" cometidos en la guerra de Líbano

El documento de la comisión encargada de investigar la actuación del Gobierno y del Ejército en la ofensiva estima que el primer ministro israelí actuó con precipitación y sin un plan previo.- Olmert responde que no dimitirá

Los miembros de la Comisión Winograd, durante la presentación en Jerusalén de su primer informe
Los miembros de la Comisión Winograd, durante la presentación en Jerusalén de su primer informeREUTERS

El juez israelí Eliahu Winograd, presidente de la comisión que ha investigado los fallos del Gobierno y de las Fuerzas Armadas en la guerra que enfrentó a Israel y Hezbolá el verano pasado en Líbano, ha presentado esta tarde a la prensa en Jerusalén un primer informe de responsabilidades. El documento arroja que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, el titular de Defensa, Amir Peretz, y el ex jefe del Estado Mayor, general Dan Halutz, son los responsables del fracaso de la última contienda en Líbano. "Ha habido errores muy graves y Omert, Peretz y Halutz han contribuido personalmente a este fracaso, aunque hay otros muchos responsables", ha declarado Winograd. Olmert ha anunciado que no tiene intención de dimitir y que sólo aplicará las recomendaciones de la Comisión Winograd.

Más información

Según el informe, Olmert actuó apresuradamente al llevar al país a la guerra, sin asesorarse antes, sin contar con un plan integral para derrotar a la guerrilla chií libanesa de Hezbolá y sin obtener del Ejército planes alternativos. Además de "errores graves", la comisión habla de "falta de juicio, responsabilidad y cautela". En cuanto a Peretz, señala que su "falta de conocimiento (en asuntos de Defensa) y su falta de experiencia fueron la causa de que fracasara en su misión". "El ministro de Defensa en el período investigado no pidió ni examinó los planes del Ejército, no verificó la preparación (de las Fuerzas Armadas) ni los planes presentados por el Ejército y en los que se fijaron los objetivos de la guerra", ha dicho el juez.

Sobre Halutz, el informe indica que el ex jefe de las Fuerzas Armadas no estaba preparado cuando ocurrió el secuestro de dos soldados israelíes por parte de Hezbolá el 12 de julio de 2006, lo que precipitó la guerra. Ni él, ni el Ejército. "Halutz es responsable de forma personal y de forma profesional del hecho de que en el día en el que se dio la orden de iniciar la guerra no tenía disponibles planes actualizados y reales para una escalada en la frontera con Líbano con los cuales ayudar al Gobierno a decidir cuál era la mejor opción", ha señalado Winograd, que ha destacado que Halutz "no advirtió al Gobierno de la falta de preparación de las Fuerzas Armadas para salir a una guerra".

"La fortaleza de Israel está en la autocrítica, como sociedad libre nuestro deber es estudiar los fracasos para poder corregirlos", ha afirmado Winograd.

Algunos de los detalles de este informe ya se habían ido conociendo durante el fin de semana y, aunque es muy crítico con Olmert y Peretz, no recomienda la dimisión de ninguno de ellos. Pese a todo, el primer ministro se enfrenta a una creciente presión para que renuncie a su cargo, incluso dentro de su formación, Kadima, que intenta evitar que Olmert "arrastre consigo al partido" en su caída.

Enmendar los errores

En una reunión con los ministros pertenecientes a su partido, Olmert ha asegurado que no tiene intención de dimitir, sino de aplicar las recomendaciones de la Comisión Winograd. "No hay duda de que hay que sacar conclusiones y por ello no tengo ninguna intención de dimitir", ha manifestado. El primer ministro ha calificado las conclusiones de la comisión de "duras", pero ha considerado que la dimisión, exigida por la oposición, no es la alternativa que corresponde. "Hay una tendencia israelí a no dar oportunidad de enmendar (los errores) a quien se equivoca, y no habrá ninguna posibilidad de aplicar las conclusiones si se desata una crisis política", ha explicado.

Segundo informe para julio

Este primer informe, que se refiere concretamente a la actuación del Poder Ejecutivo y de las Fuerzas Armadas en los primeros cinco días de ofensiva, que comenzó con la Fuerza Aérea y que siguió con una invasión terrestre del sur de Líbano, tiene 320 folios. La comisión, que lleva el nombre del juez jubilado Eliahu Winograd, de 81 años, está formada por dos catedráticos, Ruth Gavison, jurista de renombre, y Iejezkel Dror, profesor de Ciencias Políticas, y dos militares en la reserva, los generales Menajem Einán y Haim Nadal.

Olmert y Peretz decidieron encomendar la investigación al juez Winograd bajo fuertes presiones de centenares de reservistas que denunciaron graves fallos en la conducción de la guerra. La segunda parte del informe de la Comisión Winograd se espera para el próximo mes de julio, y analizará la actuación en detalle de las Fuerzas Armadas. El general Halutz, que entonces dirigía las Fuerzas Armadas, renunció en enero después de una inspección interna a cargo de 50 comités de oficiales superiores para corregir los fallos. La contienda se prolongó desde el 12 de julio hasta el 14 de agosto del año pasado, cuando el Consejo de Seguridad de la ONU concertó un armisticio.

La resolución 1701, adoptada por el Consejo de Seguridad, insta a un cese de las hostilidades entre Israel y Hezbolá y ordenaba la retirada de las tropas israelíes de territorio libanés y el despliegue simultáneo del Ejército de Líbano y tropas de la ONU. Además, urge a Líbano a acelerar el desarme de Hezbolá y a tomar el control y ejercer su autoridad en todo el país, exigencias que ya se requerían en una resolución anterior, la 1559. En los 34 días de guerra murieron más de 1.000 libaneses entre civiles y milicianos, y 163 soldados y civiles de Israel.