Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kirchner y Lula repasan la agenda de la región en su primera reunión a solas en 15 meses

El mandatario brasileño considera que las relaciones entre ambos países "pasan por el mejor momento histórico"

Los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner, y de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, han mantenido este viernes una "muy importante" reunión a solas, la primera en 15 meses, en la que han repasado la agenda del proceso de integración regional. Ha sido una cita "muy importante" para "reforzar al Mercosur", porque Argentina y Brasil "son responsables de cuidar a las economías más pequeñas del bloque", ha indicado Lula al pie del avión que lo ha llevado de regreso a Brasilia.

Lula, que llegó el jueves procedente de Chile, ha conversado con Kirchner a solas durante unas dos horas en la residencia oficial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires, donde además ha habido una reunión paralela de ministros de los dos países.

Estrategia común

Las relaciones entre Argentina y Brasil, los socios de Paraguay, Uruguay y Venezuela en el Mercosur, "pasan por el mejor momento histórico", según ha destacado el presidente brasileño a periodistas.

Brasil ha propuesto a Argentina acordar una estrategia común tanto para el desarrollo de biocombustibles como para todo el sector energético, ha precisado el canciller brasileño, Celso Amorim, al cabo de la reunión paralela que ha mantenido con los ministros argentinos de Economía, Felisa Miceli, y de Planificación, Julio De Vido.

Amorim ha dicho que las conversaciones con Miceli y De Vido han sido "positivas", como las de Kirchner y Lula, añadiendo que en ellas se ha hecho referencia a la creación del Banco del Sur que impulsan Argentina y Venezuela para financiar el desarrollo regional, proyecto al que Brasil ha puesto reparos. El diplomático brasileño ha indicado que además han analizado la marcha del Mercosur, así como asuntos del comercio bilateral. Los ministros argentinos y brasileño han acordado llevar a cabo una reunión técnica en materia de energía a mediados del mes próximo, ha apuntado Amorim.

Argentina y Brasil "tienen sus propios proyectos nacionales" en materia energética, ha comentado De Vido, para quien "puede darse una sinergia en algunas cosas" para que ambos países "compartan iniciativas en el futuro". El ministro argentino de Planificación ha añadido que la cita entre Kirchner y Lula ha sido "muy buena", mientras que su colega de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, ha destacado el "muy buen espíritu" de las conversaciones.

Banco del Sur

Lula Da Silva, que poco antes de llegar a Buenos Aires negó que esté distanciado del presidente venezolano, Hugo Chávez, y quitó hierro al conflicto con Bolivia por el precio del gas, ha insistido en que Brasil "está dispuesto" a participar en el Banco del Sur. Pero ha reiterado que la participación brasileña depende de que se discuta "para qué servirá" el nuevo banco regional que impulsan Kirchner y Chávez con el apoyo de sus colegas de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa.

Según fuentes diplomáticas, Brasil pretende que el Banco del Sur sirva para financiar grandes proyectos de desarrollo regional, sin sustituir la función de organismos multilaterales de crédito como el Fondo Monetario Internacional ni tampoco la de los bancos nacionales de fomento, como el brasileño Banco de Desarrollo Económico y Social (BANDES).

Kirchner, que no se reunía a solas con Lula desde enero de 2006, cuando lo visitó en Brasilia, no ha planteado que el nuevo banco regional reemplace al Fondo Monetario, aunque sí ha sostenido que debería ser "independiente" del sistema multilateral de créditos.

El diálogo entre Argentina y Brasil marca "un horizonte estratégico" para la región, según el embajador argentino en Brasilia, Juan Pablo Lohlé, poco antes de la reunión de los jefes de Estado, que ha calificado como "de un alto contenido político".