El Constitucional de Ecuador devuelve sus cargos a 51 diputados opositores

Los legisladores estaban acusados de interferir en la consulta popular promovida por Correa para reformar la Constitución

Madrid / Quito - 23 abr 2007 - 03:22 UTC

El Tribunal Constitucional (TC) de Ecuador ha decidido devolver sus cargos a 51 de los 57 diputados destituidos a principios del pasado mes de marzo por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que consideró que interferían en el proceso de la consulta para una Asamblea Constituyente promovida por el Gobierno.

Según la edición digital del diario ecuatoriano Hoy, el presidente del TC, Santiago Velásquez, ha anunciado que la decisión tomada hace más de un mes por el TSE de destituir a los 57 diputados fue "absolutamente inconstitucional", ya que el TSE "no es competente" para destituir a los legisladores, por lo que el TC restituirá en sus cargos a los diputados depuestos. La decisión agrava el embrollo legal y el conflicto político que afecta al Congreso del país.

Incidentes

Velásquez salió del edificio de la institución en medio de los insultos y golpes que le propinaron manifestantes de izquierda. El presidente del TC salió en medio de un tumulto resguardado por varios policías, pero los manifestantes arrollaron al grupo y consiguieron golpear al presidente del Tribunal Constitucional, al que gritaban "traidor". Los agentes lograron finalmente llevar a Velásquez a un autobús blanco, que esperaba en las puertas del Tribunal, y se alejaron del lugar velozmente.

Poco después de anunciarse la decisión -adoptada con el voto de seis de los nueve vocales del TC-, un grupo de personas de la Federación de Estudiantes Universitarios y del Movimiento Popular Democrático entraron por la fuerza en la sede del Tribunal gritando consignas en contra de los diputados destituidos. Después de haber ocupado la sede del Constitucional durante más de cuatro horas, y tras la salida de Velásquez, los manifestantes abandonaron el lugar y se disolvieron.

El TC decidió a favor de los legisladores en base a la apelación que uno de los afectados presentó después de que un juez de la localidad de Rocafuerte rechazara un recurso de amparo rubricado sólo por 51 de los 57 cesados, por lo que seis de ellos no fueron restituidos en sus cargos. El fiscal general del Estado, Xavier Garaicoa, había expresado hace unas semanas que la destitución seguiría vigente hasta que no existiera algún pronunciamiento contrario por parte del TC.

"Un mamotreto"

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Ecuador, Jorge Acosta, ha definido la resolución en una entrevista a Radio Quito como "un mamotreto", y la ha calificado de ilegal. Acosta ha añadido que no le sorprende la decisión, pues tenía noticias de que en Constitucional se estaba "montando un contubernio" para devolver sus cargos a los diputados depuestos. El titular del TSE ha anunciado que presentará una acción penal en contra del pleno del Tribunal Constitucional por la resolución.

Los 57 diputados opositores fueron depuestos el pasado 8 de marzo por el Tribunal Electoral, bajo la acusación de interferir en la consulta popular con el fin de allanar el camino a la reforma constitucional impulsada por el presidente Correa. Esos parlamentarios fueron reemplazados por suplentes de sus mismos partidos, pero afines al proyecto de Correa.

El Congreso ecuatoriano volvió a funcionar el pasado 10 de abril tras un mes de conflicto y, aunque los destituidos intentaron impedir durante dos semanas que las sesiones empezaran sin ellos, el Ejecutivo logró impedirlo aupado por un fuerte respaldo popular.

Un grupo de personas de la Federación de Estudiantes Universitarios y del Movimiento Popular Democrático de Ecuador protesta en Quito contra la decisión del Constitucional de devolver sus cargos a 51 de los 57 diputados destituidos a principios de marzo.
Un grupo de personas de la Federación de Estudiantes Universitarios y del Movimiento Popular Democrático de Ecuador protesta en Quito contra la decisión del Constitucional de devolver sus cargos a 51 de los 57 diputados destituidos a principios de marzo.EFE

Correa: "Una jugarreta de la partidocracia"

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha asegurado que los 57 diputados cesados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) "siguen destituidos", pese a la decisión adoptada por el Tribunal Constitucional de devolverles sus cargos. Correa se ha mostrado "estupefacto" por la decisión del TC de devolver sus escaños a estos diputados.

El TC "intenta por todos los medios boicotear" la Asamblea, que es "expresión del mandato popular", ha indicado el mandatario, que ha recordado además que la ciudadanía dio un "siete a uno categórico" a favor de la Constituyente, aprobada con un 81,72% de los votos.

Para Correa, "el Tribunal Constitucional ha pactado de la forma más vergonzosa con los 57 diputados destituidos", y pretende, con su decisión, boicotear la Constituyente, pues "precisamente es una de las instituciones que tiene que reformar la Asamblea".

La resolución del TC es, en opinión de Correa, "una nueva jugarreta de la partidocracia", los partidos tradicionales a los que responsabiliza de los males de Ecuador, en especial del Partido Social Cristiano (PSC), al que relaciona con los vocales del Constitucional, que "está totalmente politizado".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50