Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DESAFÍO IRANÍ

Ahmadineyad anuncia que "Irán ya enriquece uranio a nivel industrial"

El mandatario iraní advierte a Occidente que nadie frenará el desarrollo de su programa nuclear

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha desvelado hoy que su país "ha entrado en el club de los países del mundo que enriquece uranio a nivel industrial", en abierto desafío a la comunidad internacional. En un discurso con motivo del Día Nacional de la Energía Atómica, el mandatario iraní ha desvelado "la buena noticia" que se había comprometido a brindar a su pueblo coincidiendo con el primer aniversario de la fecha en que los científicos consiguieron enriquecer uranio por encima del umbral necesario para producir combustible nuclear para reactores civiles (es decir, el 3,5%).

Al mismo tiempo, Ahmadineyad ha advertido de que Irán no tolerará que las grandes potencias frenen su programa nuclear, durante un discurso pronunciado en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz. "Está claro que algunos de estos países que desafían a Irán no quieren que nuestra nación disfrute de este derecho [a la energía nuclear] tan importante. Trabajan de forma ilegal con su influencia en el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para detener el progreso de nuestro país; Irán siempre ha estado a la cabeza del desarrollo científico, no vamos a tolerar que frenen nuestro progreso", ha proclamado. "La energía nuclear es nuestro derecho inalienable y hemos pedido a nuestros científicos que resistan y prosigan su esfuerzo", ha añadido.

El presidente de la República Islámica ha denunciado una conspiración de las naciones con más poder en el máximo órgano de decisión de la ONU, el Consejo de Seguridad, para dar al traste con las ambiciones nucleares de su país, que de nuevo ha insistido en que son pácificas. "Los enemigos de Irán se han sentido poco contentos con el progreso de nuestro país. Se han organizado para detener nuestro progreso, hasta han logrado que el Consejo de Seguridad se convierta en una herramienta para impedir el desarrollo nuclear de Irán", ha dicho.

También ha puesto de relieve la paradoja que, a su juicio, representa que los países que le reclaman que frene su desarrollo nuclear utilizan "ellos mismos" dicha energía. Al hilo de este argumento ha realizado una defensa del uso de combustibles nucleares, "que pueden beneficiar a toda la humanidad". "Si no fuera así los países occidentales no los hubieran utilizado. En algunos países hasta el 80% de su energia se basa en el combustible nuclear", ha recordado.

3.000 nuevas centrifugadoras

Las palabras de Ahmadineyad se traducen, en la práctica, en una producción a gran escala de uranio, el paso previo a la obtención de la bomba atómica, tal y como se temían la mayoría de observadores internacionales, lo que supone un nuevo desafío a las restricciones que quiere imponerle la comunidad internacional. Casi al mismo tiempo que el presidente iraní renovaba su pulso a la ONU, el secretario general del Consejo Supremo de la Seguridad Nacional, Ali Larijani, confirmaba que Irán se disponía a enriquecer uranio utilizando 3.000 nuevas centrifugadoras, adelantándose a la ficha prevista de mayo. Hasta ahora, sólo se sabía que Irán disponía de 328 centrifugadoras operativas.

Con el anuncio de hoy, la República Islámica sigue llevando la contraria al Consejo de Seguridad de la ONU que, en su última resolución contra el programa nuclear iraní -del pasado 24 de marzo- exige al país que suspenda el enriquecimiento de uranio y que aclare las dudas del OIEA sobre los fines pacíficos de sus actividades en esta materia. Además, el citado documento dictamina una serie de nuevas sanciones si Teherán no cumple en 60 días con estas demandas internacionales.

En una primera reacción, el Departamento de Estado norteamericano ha dicho que el nuevo "desafío" iraní justifica la sanciones adaptadas por parte del Consejo de de Seguridad de Naciones Unidas hace dos semanas. El Gobierno británico, por su parte, ha expresado su preocupación por el anuncio: "Irán parece haber confirmado una mayor actividad de enriquecimiento nuclear, lo que es un nuevo incumplimiento" de las resoluciones del OIEA y del Consejo de Seguridad de la ONU, ha dicho un portavoz del Ministerio británico de Asuntos Exteriores.