Israel mantendrá el embargo contra el nuevo Gobierno palestino

EE UU anuncia que seguirá sin dar ayudas al Gobierno de unidad, pero abre la puerta a contactos con ministros que no sean de Hamás

Si ayer el nuevo Gobierno de unidad palestino, pactado entre Hamás y Al Fatah, pidió el fin del embargo internacional que pesa sobre los palestinos, Israel hará justo lo contrario. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha llamado a la comunidad internacional a mantener el bloqueo sobre el Gobierno palestino que estableció tras la victoria electoral de Hamás el año pasado para presionar al grupo islamista. Además, su Gobierno ha aprobado seguir con la política de boicot al Gobierno palestino.

Más información
El nuevo Gobierno palestino pide el fin del bloqueo económico

En la reunión semanal de su Gabinete, Olmert ha instado al mundo a que se una a Israel en el rechazo del nuevo Gobierno palestino, que considera muy problemático. “No podremos mantener los contactos con el Gobierno [palestino] ni con sus miembros. Esperamos que la comunidad internacional no se deje engañar por la coalición de Gobierno y mantenga la línea de conducta que adoptó para aislar a un Gobierno que no acepta los principios del Cuarteto (ONU, UE, EE UU y Rusia)”: Reconocimiento de Israel y de los acuerdos firmados por la OLP y renuncia a la violencia terrorista. Tras las palabras de Olmert y a su propuesta, el Gobierno ha acordado por una amplia mayoría de 19 votos a favor y 2 abstenciones, mantener el boicot al nuevo Ejecutivo palestino.

No obstante, Olmert no ha cerrado las puertas al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, de Al Fatah, al que considera moderado y al que acepta como interlocutor. No obstante, ha dicho que los contactos con Abbas serán limitados, porque “el nuevo Gobierno [palestino], tal como ha sido presentado, limita nuestra capacidad para dialogar con el presidente Abbas y estrecha el abanico de asuntos que podríamos haber discutido en el futuro inmediato”. Según ha dicho tras la reunión, sus contactos con Abbas se limitarán a asuntos relacionados con “la calidad de vida de la población palestina que vive en territorios bajo el mando de Israel”.

Lo cierto es que los islamistas de Hamás han impuesto la mayoría de sus tesis en la formación del Gobierno de unidad y en su programa político, presentado ayer por el primer ministro, Ismail Haniya, no se incluyen algunas demandas internacionales como el reconocimiento explícito del Estado de Israel o la renuncia a la violencia. Contiene una alambicada forma de reconocer los pactos alcanzados por la OLP ?que suponen un reconocimiento implícito de Israel-, pero también defiende la legitimidad de la resistencia palestina “en todas sus formas”.

Las reacciones internacionales al nuevo Gobierno parecen ir hacia alguna fórmula de retomar los contactos políticos, aunque sea sólo con los ministros que no son de Hamás. De hecho, el consulado estadounidense en Jerusalén ha emitido una nota en la que anuncia que mantendrá el rechazo a los ministros de Hamás, aunque no descarta contactos con otros miembros del nuevo Gobierno tras un análisis caso por caso. También Gran Bretaña y otros países de la UE han expresado su voluntad de retomar las conversaciones con el Gobierno palestino, al menos con los ministros que no son de Hamás.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sin embargo, EE UU seguirá sin proporcionar ayudas económicos al Gobierno palestino mientras no cumpla los requisitos del Cuarteto, que "seguirán siendo la medida para cualquier apoyo", según ha dicho Micaela Schweitzer-Bluhm, portavoz del consulado de EE UU en Jerusalén. No hay cambios en nuestra política de asistencia, pero seguiremos comprometidos en dar ayuda al pueblo palestino a través de Naciones Unidas y otras organizaciones".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS