Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olmert rechaza la petición de Peretz de interrumpir las obras en la Explanada de las Mezquitas

Arabia Saudí se suma al coro de países musulmanes que piden la interrupción de las excavaciones y la UNESCO solicita aclaraciones a Israel

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha rechazado esta mañana la petición de interrumpir las excavaciones cerca de la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, como le había pedido el ministro de Defensa, Amir Peretz horas antes.

Los trabajos, que se están llevando a cabo en una rampa de acceso a la Explanada, a unos 60 metros de la Cúpula de la Roca y de la mezquita de Al Aqsa, la tercera más sagrada del Islam, están suscitando un enorme odio en el mundo musulmán. La mayoría las ve como un intento encubierto de destruir poco a poco las mezquitas, aunque los arqueólogos israelíes afirman que los trabajos se llevan a cabo conforme a las normas internacionales y que no hay intenciones ocultas.

El director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, también ha escrito a Ehud Olmert, para expresarle su preocupación por las obras que se llevan a cabo en la Ciudad Vieja de Jerusalén, que forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial.

Matsuura quiere que Olmert le asegure que esas obras "cuyo plan no ha sido comunicado a la UNESCO, no afectarán de manera alguna al valor universal excepcional" de la Ciudad Vieja.

En la carta del ministro de Defensa Amir Peretz, éste agregaba que la situación es especialmente delicada de momento, ya que Israel está tratando de poner en práctica una serie de medidas para calmar la situación con los palestinos y el mundo árabe. Milicias palestinas han amenazado con romper la tregua de tres meses entre Gaza e Israel.

Arabia Saudí se ha sumado hoy al coro de países árabes que han condenado las obras por considerarlas una provocación y ha pedido que la comunidad internacional presionara Israel para que las suspenda. Según varios estados árabes, las excavaciones podrían dañar las fundaciones de la mezquita de Al Aqsa.

Manifestaciones en la Ciudad Vieja

Un centenar de palestinos se reunieron esta mañana afuera de las murallas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, para protestar contra la decisión de Israel de empezar los trabajos de instalación de la rampa. La policía israelí desplegó varios agentes y restringió el acceso al recinto de la mezquita de Haram Sharif. Los palestinos mayores de 45 años, todos los judíos y los turistas extranjeros no podían entrar.

De todas formas la manifestación principal se espera que tenga lugar mañana, viernes, día sagrado musulmán, cuando varias organizaciones palestinas han apelado a los árabes-israelíes a acudir a las mezquitas para la plegaria, pese a que la explanada está cerrada por las obras y por razones seguridad.

Unos 2.000 agentes de la policía y la Guardia de Fronteras israelí se mantendrán alerta en los próximos días en la Ciudad Vieja para prevenir incidentes, añadió el portavoz.