El máximo responsable militar de EE UU en Irak considera que la población "se sentirá segura" a finales de verano

El general George Casey cree que algunas de las nuevas tropas no serán necesarias "después de unos meses"

El máximo responsable militar estadounidense en Irak, el general George Casey, ha declarado que algunas de las tropas adicionales desplegadas en Bagdad no sean necesarias "después de unos meses". "Creo que es probable que en verano, a finales de verano, lleguemos a un punto en el que la población en Bagdad se sienta segura en sus barrios", ha asegurado Casey en rueda de prensa, a la que también ha acudido el secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates.

Más información

Casey ha insistido en que, según "las previsiones", las nuevas tropas, que ascienden a 21.500 nuevos efectivos en Irak, puedan replegarse "a finales de verano". Gates que viajó por sorpresa a la base británica de Basora, al sur de Irak, ha asegurado que el objetivo de Estados Unidos en Irak "es que pueda defenderse por sí mismo, mantenerse por sí mismo, gobernarse a sí mismo y vivir libre del azote del extremismo". "Hay un acuerdo extendido de que el fracaso [en Irak] sería una calamidad para los intereses nacionales americanos y para los de muchos otros países también", ha concluido.

Mientras tanto, los demócratas han arremetido contra la invasión de Irak. En una rueda de prensa, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, se felicitaron ayer por los logros obtenidos desde que la oposición asumió el control del Congreso el pasado día 4. Ambos destacaron la aprobación de las seis medidas que figuraban en su lista de prioridades legislativas y que necesitaron poco más de 42 horas de las 100 que se habían trazado como meta.

"Es un error descomunal"

Aunque indicaron que trabajarán con los republicanos, tanto Pelosi como Reid prometieron revisar la estrategia en Irak porque, a su juicio, la guerra en el país árabe ha conllevado "gastos pasmosos" de cientos de millones de dólares, así como la muerte de 3.025 soldados estadounidenses y de al menos 34.000 iraquíes. Por ello, prometieron corregir la marcha de la guerra en Irak tras recordar que recuperaron el control del Congreso debido en parte al descontento popular por la evolución de ese conflicto bélico.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Se prevé que el Congreso vote la semana próxima una resolución no vinculante en la que los legisladores de ambos partidos se oponen al envío adicional de más soldados. "Debemos cambiar el curso (de la guerra). Desafortunadamente, el nuevo plan del presidente puede resumirse en cuatro palabras: más de lo mismo", dijo Reid. Por su parte, Pelosi afirmó que "las soluciones a los asuntos que dividen a los iraquíes son políticas y diplomáticas, no militares. Como tal, van más allá de la capacidad de nuestras tropas".

"Cuanto antes les demos (a los iraquíes) la responsabilidad de su futuro, más pronto podrán regresar nuestras tropas a casa", añadió. Reid explicó que el plan que promueve la oposición política "logrará lo que hasta ahora no ha conseguido el presidente" Bush. Pelosi señaló que asegurar la paz en Irak "no es una obligación a perpetuidad para el pueblo americano" y que el presidente Bush es responsable de la "tragedia", al cavar "un túnel tan profundo que no le permite ver la luz". "Es una tragedia. Un error descomunal", señaló Pelosi.

El secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates (izquierda), durante su encuentro con el general George Casey, este viernes en Basra.
El secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates (izquierda), durante su encuentro con el general George Casey, este viernes en Basra.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción