Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el ex espía ruso envenenado en Londres

Alexander Litvinenko se encuontraba “muy grave” tras haberse tragado tres objetos desconocidos antes de enfermar

El portavoz del hospital de Londres ha confirmado la muerte del ex agente de los servicios de espionaje rusos Alexander Litvinenko, envenenado hace unas semanas en la capital británica. Litvinenko se encontraba “muy grave”, ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital University Collage, tras sufrir su salud “un gran deterioro” anoche.

Litvinenko es un conocido disidente de la política del presidente ruso, Vladímir Putin. Moscú ha negado las acusaciones de amigos suyos que afirman que quiso quitarle de en medio. “Nuestra investigaciones sobre las causas de su estado prosiguen y no estamos dispuestos a hacer otra declaración hasta que tengamos información más concreta”, ha explicado este jueves el portavoz.

La radiotelevisión pública británica informó ayer de que las pruebas realizadas a Litvinenko indican que se tragó tres objetos extraños, aunque se desconoce si esa circunstancia tiene que ver con su enfermedad. Un experto explicó hace unos días a este medio que el ex espía podía haber sido envenenado con talio radioactivo, un elemento tóxico muy volátil imposible de detectar ya en su organismo.

Litvinenko, que pidió asilo en Reino Unido en 2000, enfermó tras mantener una reunión secreta en un restaurante japonés con Mario Scaramella, un profesor universitario italiano con buenos contactos en el mundo del espionaje. Según cuentan medios británicos, Scaramella le facilitó nombres de las personas que podrían estar involucradas en el asesinato de la periodista rusa Anna Politkovskaya, que Litvinenko estaba investigando.