La UE no ve 'razonable' pensar en sanciones para Irán a la espera de nuevas negociaciones

Teherán "no disponde de un tiempo indefinido", dice Solana.- La Unión Europea y el régimen de Teherán mantendrán una ronda negociadora la próxima semana

La Unión Europea no considera "razonable avanzar hacia sanciones" contra Irán por su programa nuclear mientras dure la nueva ronda de negociaciones que Bruselas va a mantener con el régimen de Teherán. Reunido con los ministros de Exteriores de los Veinticinco en Finlandia, el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, ha asegurado que Irán no "dispone de un tiempo indefinido" y que la Unión Europea quiere explorar la posibilidad de "verdaderas negociaciones".

Más información
Ciclo del uranio
Las sanciones del Consejo de Seguridad no serán inmediatas
El Gobierno agradece a González su viaje a Irán mientras el PP lo califica de 'peligroso'
Ahmadineyad dice a Annan que Irán no renuncia al enriquecimiento de uranio

Solana se reunirá a principios de la semana que viene con el negociador iraní, Alí Lariyani, para "clarificar", ha dicho, el contenido de la respuesta presentada por Irán tras la oferta de incentivos económicos, tecnológicos y comerciales presentada por EE UU, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania.

"Ya que entramos en un periodo de discusiones, no sería razonable avanzar" de forma concreta hacia sanciones, ha dicho Solana. "Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU pueden comenzar a hablar, pero nosotros nos preparamos para ver si existe una posibilidad de comenzar verdaderas negociaciones", ha añadido.

Por su parte, el ministro finlandés de Exteriores, cuyo país preside la Unión Europea este semestre, ha dicho que "no es momento de tomar una nueva decisión sobre Irán". "Para la UE", ha añadido, "la diplomacia sigue siendo la vía prioritaria".

Posibles sanciones económicas y diplomáticas

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La resolución 1.696, aprobada por el Consejo de Seguridad el pasado 31 de julio, pedía a Irán que suspendiera sus trabajos de enriquecimiento de uranio antes del 31 de agosto como medida urgente de confianza ante la comunidad internacional bajo amenaza de enfrentarse a "posibles sanciones económicas y diplomáticas".

Según confirmó el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA), Irán ha hecho oídos sordos al ultimátum.

A pesar de su apoyo a la resolución 1.696, Rusia ha vuelto a rechazar de momento la posibilidad de aplicar sanciones sobre Teherán. "Tenemos en cuenta las lecciones del pasado y no podemos sumarnos a un ultimátum que nos encierre a todos en un atolladero", dijo Sergei Lavrov, ministro de Exteriores ruso. "Vivimos en el mismo mundo y debemos buscar las vías de arreglo mediante el diálogo y no del aislamiento", añadió.

Nada más conocer el informe del OIEA, EE UU invocó las sanciones de la resolución 1696. "La actitud desafiante de Irán debe tener consecuencias", dijo el presidente George W. Bush.

Sin embargo, su embajador ante la ONU, John Bolton precisó que antes de intentar imponer sanciones a Irán en el seno de la ONU, Washington esperará a conocer los resultados de la nueva ronda negociadora que la próxima semana mantendrá la UE y el régimen de Teherán.

Dos estados de la UE, Reino Unido y Francia, tienen derecho de veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas como miembros permanentes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS