Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Husein desafía al tribunal iraquí que lo juzga en Bagdad por el genocidio kurdo

La matanza de miles de personas fue perpetrada entre 1987 y 1988

El Tribunal Penal Supremo de Irak ha iniciado hoy el juicio por genocidio contra el pueblo kurdo al ex presidente iraquí Sadam Husein y a seis de sus asesores, incluido su primo Alí Hasan Al Mayid, conocido como Alí el Químico. El proceso se desarrolla en la llamada zona verde, en el oeste de Bagdad. Husein se ha negado a declararse culpable o inocente de los cargos que se le imputan.

Sadam, de 69 años, así como su primo guardaron silencio al ser preguntados por el presidente de la Corte, el chií Abdala Ali Alush al Ameri, si se consideran "culpables", mientras que los demás dijeron que "No".

El juicio ha comenzado con un debate entre el presidente del Tribunal y el ex dictador, quien rechazó que se le llame como "acusado" e insistió en que el juicio es "ilegal" porque se celebra "mientras Irak está ocupado por fuerzas extranjeras".

Cuando el tribunal le ha pedido que se identificase, Sadam ha declarado: "Están aquí en nombre del intruso, no en nombre de Irak. Mi nombre es conocido por los iraquíes y en todo el mundo". Después se ha presentado como" Sadam Husein, el presidente de la República de Irak y el comandante principal de las fuerzas armadas".

Las fuentes no descartan que Sadam Husein sea condenado, posiblemente a muerte, por la matanza de chiíes en Al Duyail durante la sesión del juicio prevista para el 16 de octubre próximo, es decir, antes de que termine el nuevo proceso. Los cargos en el nuevo juicio se refieren a los ataques, incluso con armas químicas, lanzados contra el Kurdistán iraquí en la denominada campaña de Al Anfal (botín de guerra) en 1987 y 1988, en los que fueron asesinados miles de kurdos.

Al menos 100.000 muertos

Según la organización Human Rights Watch (HRW), autora de la mayor investigación sobre esta matanza, al menos 100.000 kurdos murieron o desaparecieron en el norte iraquí entre 1987 y 1988, aunque la cifra aumenta hasta los 180.000 según las víctimas de la operación liderada por Alí, el químico. Al entonces secretario general del distrito norte del partido Baas se le acusa de haber recurrido a deportaciones, desplazamientos forzosos, campos de concentración y ejecuciones masivas, además de usar armas químicas y destruir más de 4.000 pueblos del montañoso Kurdistán, que quedó arrasado en cerca de un 80%.

La campaña Anfal, de la que se conocen muchos detalles gracias a la numerosa documentación obtenida por la milicias kurda peshmerya tras la primera Guerra del Golfo, fue similar al genocidio nazi en cuanto a los métodos usados por los regímenes en el poder, según asegura HRW en un informe que publicó en 1993. Muchos kurdos de entre 14 y 50 años, todos ellos considerados capaces de empuñar un arma, fueron secuestrados, torturados, desplazados y algunos de ellos ejecutados y enterrados en fosas comunes.

Sus familias no recuperaron nunca sus cuerpos y cuando cayó el régimen de Sadam, en abril de 2003, eran muchos los kurdos que esperaban que sus familiares desaparecidos a finales de los años 80 salieran de las cárceles del régimen, pero no estaban allí.

La campaña Al Anfal fue lanzada al final de la guerra en la que Irak combatió contra Irán entre 1980 y 1988, y en la que los kurdos fueron acusados por el derrocado régimen basista de Bagdad de colaborar con el enemigo. Sólo en la ciudad de Halabya, atacada con armas químicas en marzo de 1988, murieron unas 5.000 personas, entre ellas numerosos ancianos, mujeres y niños.

Cinco jueces

Se espera que el tribunal, compuesto por 5 jueces, escuche el testimonio de entre 120 y 130 testigos en este nuevo juicio, según fuentes estadounidenses en Bagdad, citadas por la televisión Al Yazira. Además de Sadam y su primo, comparecen hoy ante el tribunal el ex ministro de Defensa Sultán Hashem Ahmad, entonces comandante de la operación Al Anfal, y el antiguo director de los Servicios de Información Militar, Saber Abdelaziz Al Duri.

Los demás acusados son Husein Rashid al Tikriti, ex miembro del Mando General de las Fuerzas Armadas, Farhan Mutlak al Yaburi, antiguo jefe de los Servicios de Información Militares del norte del país y Taher Taufiq al Ani, que en aquel tiempo era gobernador de la provincia de Mosul.

Más información