Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alto el fuego en Oriente Próximo

Líbano revisará el despliegue de sus tropas si continúan las agresiones israelíes

Israel justifica su ataque, destinado a evitar la entrada de armas para Hezbolá. -Los primeros soldados franceses de la fuerza de paz de la ONU llegan a la zona

Beirut / Jerusalén / Nakura

El ministro libanés de Defensa, Elías Murr, ha dicho hoy que su país "revisará" el despliegue del Ejército en el sur del país si continúan los las "agresiones israelíes". Tanto Murr como el primer ministro, Fuad Siniora, han calificado la operación israelí como "flagrante violación del alto el fuego", establecido el 14 de agosto por la ONU. El Gobierno de Ehud Olmert ha defendido la intervención de su Ejército, alegando que no le queda "más remedio" que intervenir para evitar la entrada de nuevas armas destinadas a Hezbolá.

El Ejército israelí ha llevado a cabo esta madrugada una operación armada en el sur de Líbano que ha derivado en enfrentamientos con milicianos de Hezbolá. El ataque ha sido duramente criticado por las autoridades libanesas, quien lo consideran una "flagrante violación" del alto el fuego decretado por la ONU y cuya única misión es que Hezbolá vuelva a lanzar cohetes, lo que supondría un nuevo paso atrás en el conflicto. De hecho, titular de Defensa ha amenazado con "modificar los planes de despliegue del Ejército libanés en el sur del país", que comenzó el jueves cuando las primeras unidades militares tomaron posiciones al sur del río Litani.

En un comunicado de prensa, Siniora asegura que ha informado a los emisarios de la ONU que se encuentran en Beirut para sobre lo acontecido para que "traten el asunto con el secretario general de las Naciones Unidas", Kofi Annan. Además, el primer ministro afirma haber protestado ya ante Annan por las "violaciones israelíes del espacio aéreo libanés", en referencia a los vuelos realizados por aviones de combate israelíes sobre territorio del país vecino.

Esta tarde, la Casa Blanca ha declinado criticar la incursión israelí. Su portavoz, Jeanie Mamo, ha señalado que Israel actuó en reacción al tráfico de armas en Líbano y subrayó que la resolución de la ONU que ha puesto fin a las hostilidades insta a la prevención para evitar que Hezbolá se rearme. "El incidente subraya la importancia de desplegar rápidamente la FINUL reforzada", ha agregado la portavoz.

La misma explicación dada por la mañana por Israel: "Una fuerza especial del Ejército israelí operó durante la noche dentro de Líbano a fin de desestabilizar y evitar el tráfico de armas de Irán o Siria a Hezbolá, y los objetivos se lograron por completo", ha señalado un portavoz del Ejército. "Subrayamos que hasta que unos organismos de supervisión adecuados sean establecidos en la frontera con Líbano este tipo de operaciones continuarán", ha agregado. Se trata, hasta ahora, de la violación más grave del alto el fuego que entró en vigor el pasado lunes tras 33 días de guerra.

Por su parte, la milicia chií libanesa de Hezbolá ha asegurado que había repelido el ataque de un grupo de soldados israelíes que habían sido aerotransportados hasta una zona próxima a la localidad libanesa de Baalbek, en el valle de la Bekaa. Al menos un soldado israelí ha muerto y otro ha sufrido heridas graves en los choques.

Llega el primer contingente de la fuerza de paz de la ONU

Un barco con 50 militares franceses ha llegado hoy al puerto de Nakura, en el sur de Líbano. Se trata del primer contingente de la avanzadilla de 3.500 soldados que en diez días debería reforzar la Fuerza Interina de la ONU en Líbano. El Gobierno de París aseguró ayer que enviará 200 miembros del Ejército como contribución a la fuerza internacional de paz que debe desplegarse en el sur de Líbano y pidió más medidas de seguridad para aumentar su contribución.

Además, la fragata francesa Mistral, con 1.700 soldados a bordo, se encuentra frente a las costas libanesas lista para desembarcar a las tropas en el momento en que el gobierno de París así lo decida. El barco salió hace un mes de la localidad francesa de Toulon y está preparada desde entonces para cualquier contingencia. A bordo lleva también tres carros de combate, decenas de vehículos para transporte de tropas y blindados.

La Fuerza Provisional de Naciones Unidas en Líbano (FPNUL), desplegada en el sur de Líbano desde 1978, contaba con unos 2.000 militares, pero la resolución 1.701 establece que el número de soldados de la fuerza internacional de interposición debe ascender a 15.000 y que otros tantos soldados libaneses se desplegarán también en la misma zona. La ONU espera que en un plazo de diez días 3.500 militares más estén ya en la zona.