Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerrilla chechena confirma la muerte de su líder, Shamil Basáyev

Rusia afirma que los terroristas planeaban cometer un atentado durante la reunión del G8 de la semana que viene

El mando de la guerrilla separatista chechena ha confirmado la muerte del comandante Shamil Basáyev, al que han calificado de "mártir", aunque ha asegurado que el deceso se ha producido como resultado de la detonación de un camión con explosivos y no en una operación de servicios secretos rusos. El Gobierno ruso informó hoy a mediodía de la muerte de Basáyev, en una operación especial llevada a cabo en la república de Ingushetia.

Un representante del mando guerrillero, Abú Umar, ha infomrado a la página web de los separatistas, Kavkaz Center, de que Basáyev se ha convertido en "shahid" (mártir), frase utilizada para los islamistas muertos en la "guerra santa contra los infieles". Abú Umar ha confirmado la versión inicial de los medios rusos sobre la muerte de Basáyev y otros tres guerrilleros, en la localidad de Ekáyevo, a causa de una "detonación espontánea" de los explosivos que transportaban en un camión.

La noticia se la comunicó este mediodía el jefe de los servicios secretos, Nikolai Patrouchev, al presidente ruso, Vladímir Putin. Basáyev, de 41 años, dijo ser el responsable intelectual del ataque contra la escuela de Beslan, que acabó con la muerte de 330 personas —la mitad de ellas niños— tras la intervención de la policía rusa.

Putin ha afirmado que la muerte de Basáyev es la "merecida respuesta" a los atentados terroristas reivindicados por el líder separatista. Por su parte, Patrouchev ha señalado que los rebeldes planeaban "presionar políticamente al Gobierno ruso" durante la reunión de los países más ricos más Rusia (G8) que se celebrará la semana que viene en Moscú. Los separatistas pensaban cometer un atentado en el sur del país, según Patrouchev.

Un misil durante la conversación

En febrero del año pasado, y también en el curso de una operación especial de las fuerzas de seguridad rusas, perdió la vida en un pueblo del norte de Chechenia el hasta entonces líder de los separatistas, Aslán Masjádov. Su antecesor, Dzhojar Dudáiev, fue eliminado por un proyectil ruso en 1996 mientras mantenía una conversación telefónica en los bosques de Chechenia.

Dudáiev, que tenía 52 años cuando murió, había sido elegido presidente de la república autónoma rusa de Chechenia el 27 de octubre de 1991, y a primeros de noviembre proclamó unilateralmente la independencia. En respuesta, el presidente de Rusia, Borís Yeltsin, ordenó el "bloqueo total" de la república, que fue seguido posteriormente de la primera guerra chechena (1994-96). Rusia perdió aquel enfrentamiento, y se vio obligada a retirar sus tropas.

La desaparición de Aslán Masjádov dejó al frente del independentismo checheno a uno de sus líderes más radicales, Basáyev, quien, a diferencia de Masjádov, no ha dudado en reivindicar la autoría de los atentados más espantosos. Rusia volvió a intervenir en Chechenia, hasta lograr una situación de aparencia democrática refrendada por la celebración de elecciones. Sin embargo, la violencia terrorista no ha cesado ni en Chechenia ni en Rusia.