Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las primeras estimaciones no oficiales dan la victoria a la independencia de Montenegro

El nivel de participación en el referéndum por la separación de Serbia supera el 86%, según los observadores independientes

Podgorica (Serbia y Montenegro)

Un 56,34% de los ciudadanos de Montenegro votaron este domingo a favor de la independencia de la república ex yugoslava respecto a Serbia, con lo que se ha superado el 55% mínimo exigido por la UE para su reconocimiento como Estado independiente, según las primeras estimaciones ofrecidas por grupos no gubernamentales. Éstas señalan que más del 86% de los ciudadanos con derecho a voto han acudido a las urnas. El partido del Gobierno, independentista, asegura que "sin duda alguna" el país ha logrado la soberanía. Por el contrario, El líder del bloque para la unión con Serbia no reconoce su derrota en el referéndum.

Los colegios electorales se cerraron a las 21.00 horas. Poco después de conocer las primeras estimaciones no oficiales, cientos de independentistas se echaron a las calles de la capital, Podgorica, para celebrar la victoria y lanzaron fuegos artificiales y realizaron disparos al aire. Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores serbio, Vuk Draskovic, ha pedido tranquilidad hasta que se conozcan los resultados oficiales.

La Unión Europea ha insistido en que al menos el 55% de los votantes, siempre con más de un 50% de participación, deben votar a favor de la independencia para que dicha decisión tenían cierto temor ante el hecho de que el resultado terminase en la llamada "zona gris", es decir, con una aprobación de la independencia con entre el 50 y 55% de los votos, lo que podría desembocar en disturbios.

Los independentistas afirman que el fin de la unión con Serbia traerá desarrollo y allanará el camino hacia la integración en la UE. Los defensores de la unión, por el contrario, apuntan a lazos históricos y culturales y advierten de que Montenegro es demasiado pequeño para sobrevivir sólo sin su vecina, que tiene 7,5 millones de habitantes frente a los 650.000 de Montenegro y cuya economía es 10 veces mayor. Los analistas estiman que los efectos de un divorcio entre las dos repúblicas serían pocos, puesto que ambas tienen ya políticas económicas y leyes diferentes, de manera que sólo comparten cinco ministerios que se ocupan de defensa, la diplomacia y derechos de las minorías. Su Parlamento conjunto apenas se reúne.

La República Yugoslava de Serbia y Montenegro, último vestigio de la antigua Yugoslavia, es una entidad nacida en 2003 gracias a la mediación de la UE tras la desintegración de la ex Yugoslavia, aunque antes han estado juntas, en distintas realidades estatales, durante casi un siglo.