Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU respalda la ley sobre inmigración propuesta por Bush

La Cámara alta estadounidense rechazó la proposición de un senador orientada únicamente a fortalecer la frontera

El Senado de Estados Unidos respaldó en gran parte esta madrugada las ideas expuestas ayer por el presidente de EE UU, George Bush, en lo referente a un plan sobre inmigración con el que pretende abordar la regularización de ilegales y el fortalecimiento de la seguridad en la frontera con México. Dicho apoyo se tradujo en un rechazo mayoritario a la propuesta del senador republicano por el Estado de Georgia Johnny Isakson, únicamente orientada al incremento de la seguridad en las fronteras. La idea de Isakson de que una ley más amplia se interpretaría como "un guiño y un saludo" de bienvenida a los inmigrantes fue de esta forma rechazada de plano.

La propuesta fue rechazada por 55 senadores y contó con el apoyo de 40, con el voto unido de republicanos y demócratas. Horas después, el senador demócrata Byron Dorgan propuso excluir a inmigrantes indocumentados recién llegados al país del programa de trabajadores temporales planteado ayer por el presidente Bush. Esa iniciativa fue rechazada por 69 votos contra 28.

El senador demócrata por Massachusetts Ted Kennedy señaló que la aproximación que el Senado debe hacer entorno al problema de la inmigración ilegal debe ser amplio e incluir todos los aspectos relativos al mismo y no sólo la protección de la frontera. Así, los resultados de ambas votaciones constituyeron un triunfo para los legisladores que apoyan la idea de Bush de combinar un refuerzo de la vigilancia fronteriza con un sistema para otorgar la ciudadanía estadounidense a muchos inmigrantes que viven en el país de forma ilegal.

Entre la amnistía y la deportación

Dicho plan, según explicó ayer a la ciudadanía el propio Bush, descarta una amnistía para aquellos que ya residen en el país y supone la exigencia a los ilegales de que paguen una multa su situación, así que hagan frente a los impuestos atrasados. "Entre la amnistía y una deportación masiva existe un termino intermedio", señaló Bush durante el discurso de veinte minutos que pronunció en horario de máxima audiencia en las principales cadenas públicas de televisión.

El acceso a la ciudadanía de estos inmigrantes dependerá de una evaluación y no tendrá prioridad sobre los candidatos legales. El programa de cinco puntos presentado por Bush establece, además del incremento en los efectivos fronterizos y la normalización condicionada de inmigrantes, un programa de trabajo temporal, incrementar los controles en los datos de los trabajadores contratados y una exigencia de respeto a los símbolos nacionales como la bandera y el idioma.

Diferencias entre Congreso y Senado

El proyecto de ley del Senado asigna fondos para reforzar la seguridad fronteriza, para un programa de trabajadores temporales y una oportunidad de ciudadanía para la mayor parte de los 12 millones de extranjeros que viven de forma ilegal en EE UU. Ese proyecto contrasta con uno aprobado a finales del año pasado por la Cámara de Representantes que convierte en delincuentes a los inmigrantes indocumentados y a quienes les ayuden o les den trabajo en Estados Unidos.

Una vez que se apruebe la del Senado, ambas versiones deberán ser armonizadas en un solo proyecto para su promulgación como ley por parte del presidente Bush, aunque La idea de otorgar ciudadanía a muchos inmigrantes parece haber tenido escasa aceptación entre muchos republicanos en la Cámara de Representantes.