Irán asegura que está dispuesto a negociar su programa nuclear con el OIEA

Los países del D-8 muestran su apoyo a la búsqueda de una solución pacífica a la crisis

Nusa Dua (Bali) - 13 may 2006 - 19:05 UTC

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha asegurado hoy a su homólogo indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, que está dispuesto a mantener conversaciones con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre el programa nuclear de su país, aunque ha advertido que no dialogará con naciones que "sujetan bombas sobre nuestra cabeza".

Esta mañana ha dado comienzo en la isla de Bali (Indonesia) la cumbre del grupo D-8, que reúne a los líderes de Bangladesh, Egipto, Indonesia, Irán, Malasia, Nigeria, Pakistán y Turquía.

Más información

Ahmadineyad, que ha destacado el apoyo demostrado por estos países con respecto al uso pacífico de la energía nuclear, también ha explicado que la carta que envió recientemente al presidente de estadounidense. George W. Bush, tenía como objetivo "sentar las bases para una nueva literatura política" y ha negado que estuviese relacionada con su polémico programa nuclear.

Por su parte, el presidente indonesio ha pedido a Ahmadineyad que "Irán y el OIEA mantengan una cooperación constante para encontrar una solución pacífica y justa", a lo que éste le ha respondido de manera afirmativa, según ha informado Yudhoyono en una rueda de prensa tras la conclusión de la cumbre del D-8.

Irán reivindica su derecho a desarrollar la energía nuclear para un uso pacífico, pero Estados Unidos y sus aliados temen que desvíe parte del uranio enriquecido para la fabricación de armas atómicas de destrucción masiva.

La Declaración de Bali, que ha sido firmada por los ocho líderes al cierre de la cumbre, no ha incluido ninguna mención expresa al programa nuclear iraní, si bien varios mandatarios han mostrado su apoyo a una solución pacífica. Lo mejor es el diálogo. No deberíamos crear otra crisis", declaró a los periodistas el ministro de Asuntos Exteriores malayo, Syed Hamid Albar.

Aunque la crisis internacional provocada por la negativa del Gobierno de Teherán a suspender su programa de enriquecimiento de uranio no se encuentra en la agenda oficial del encuentro, ha sido uno de los asuntos debatidos entre los ocho líderes.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, durante la cumbre del D-8 en Bali.
El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, durante la cumbre del D-8 en Bali.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50