Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Irak aprueba la elección del chií Jawad al Maliki como nuevo primer ministro

Maliki podría desbloquear la situación política cuatro meses después de las elecciones

El reelegido presidente iraquí, Jalal Talabani, ha aprobado esta tarde la elección del chií Jawad al Maliki como primer ministro designado del país. El Parlamento iraquí se ha reunido hoy para desbloquear el acuerdo para la formación de Gobierno, cuatro meses después de las elecciones en las que se impuso la alianza chií, que se quedó a 10 escaños de la mayoría absoluta. La designación de Al Maliki en sustitución de Ibrahim al Yafari puede dar a Irak su primer Gobierno permanente desde la caída de Sadam Husein en abril de 2003.

La reunión, que ha comenzado pasadas las dos de la tarde (hora peninsular española) es tan sólo la segunda del Parlamento desde las elecciones. En ella, antes de dar su respaldo a Maliki, los diputados han elegido al suní Mahmud Mashhadani como presidente de la Asamblea con el voto a favor de 159 de los 266 parlamentarios presentes en el hemiciclo. Mashhadani es un médico suní, opuesto al régimen de Sadam Husein, por lo que ha estado encarcelado.

Por otro lado, el chií Jaled Atiya y el kurdo Aref Tifor han sido elegidos hoy vicepresidentes primero y segundo del Parlamento iraquí, respectivamente. Atiya, miembro de la Alianza Unida Iraquí (AUI), la mayor formación parlamentaria, recibió el apoyo de 202 diputados. Tifor, que pertenece al Partido Democrático del Kurdistán, una de las formaciones que constituyen la Alianza Kurda, segunda fuerza en el Parlamento, fue votado por 195 diputados.

En la sesión de hoy, a la que han asistido 266 diputados de los 275 que constituyen el Parlamento, se espera que sean elegidostambién los cargos de presidente del país y de primer ministro, así como sus vicepresidentes.

Hacia un gobierno permanente

Los siete partidos que forman la alianza iraquí acordaron ayer que Al Maliki, mano derecha de Yafari y miembro del partido Dawa, fuese el candidato al puesto de primer ministro, en vista de que el hasta ahora jefe del Ejecutivo no ha sido capaz de recabar el apoyo de kurdos y suníes, grupos a los que la alianza chií necesita, dado que se quedó a 10 escaños de la mayoría absoluta en las elecciones del pasado 15 de diciembre, los primeros comicios libres en Irak desde hace décadas.

En estos cuatro meses, Irak ha funcionado con un Gobierno interino incapaz de aliviar las tensiones sectarias -sobre todo entre chiíes y suníes- que han puesto al país al borde de la guerra civil. Tras confirmarse su candidatura, Maliki decklaró ayer que intentará formar en el Gobierno una "familia que no estará basada en antecedentes sectarios o étnicos".

Además, ha asegurado que "la eficiencia y una honestidad absoluta serán los criterios para elegir a los ministros del próximo Gobierno". Maliki fue vicepresidente del Parlamento durante el Gobierno transitorio de Ayad Alaui y responsable del desmantelamiento del partido Baaz, el único durante la dictadura de Sadam Husein. Maliki vivió en el exilio en Siria durante este periodo.

Tarea ingente

Tras obtener el respaldo del Parlamento, Maliki debe enfrentarse a una tarea mayúscula, como es la pacificación del país, sumido en el caos de la violencia sectaria y de la insurgencia que trata de forzar la salida de las tropas estadounidenses que invadieron el país en 2003.

Sólo esta pacificación permitiría volver a casa a los más de 130.000 soldados americanos que velan por la seguridad del país junto con un bisoño embrión de nuevo ejército iraquí. El desafío de poner en pie la devastada economía del país es otra de las tareas a las que tendrá que hacer frente.

Una vez confirmado como primer ministro por el Parlamento, Maliki tiene un mes para formar un gabinete, paso que también podría complicarse por las negociaciones entre las diversas familias políticas y religiosas.

Cinco soldados de EE UU muertos en Bagdad

Al menos cuatro soldados estadounidenses han fallecido hoy al sur de Bagdad, tras explotar un artefacto explosivo al paso del vehículo en el que viajaban, según el mando militar norteamericano. Según un comunicado del mando militar, los uniformados atravesaban un barrio del sur de la capital iraquí y se dirigían a cumplir con "una misión de combate" cuando tuvo lugar la detonación del artefacto.

Posteriormente, un portavoz militar ha informado de la muerte de un quinto soldado en otro ataque con bomba registrado también al sur de Bagdad. Al menos 2.381 soldados estadounidenses han fallecido desde la ocupación y posterior invasión de Irak en marzo de 2003.

Más información