Al menos nueve muertos y decenas de heridos en un atentado suicida en Tel Aviv

Las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa y la Yihad Islámica asumen la autoría del ataque - Hamás dice que el atentado "es parte del derecho legítimo de los palestinos a defenderse"

Al menos nueve personas han muerto y cerca de 60 han resultado heridas -quince de gravedad- en un atentado suicida palestino perpetrado esta mañana en una zona comercial de Tel Aviv, han informado los equipos de rescate, que han añadido que entre los fallecidos se encuentra el kamikaze. Las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, facción armada vinculada a Al Fatah, y el grupo radical Yihad Islámica han asumido la autoría del ataque. En respuesta, un helicóptero israelí ha lanzado un misil contra un taller metalúrgico en Gaza, dónde supuestamente fabricaban cohetes para lanzarlos contra Isarael. No ha habido víctimas, aunque sí daños materiales.

Más información
Tel Aviv (Israel)
Israel / Palestina: Paz o guerra santa
La herida abierta entre Israel y Siria
El Gobierno palestino busca financiación sin el apoyo de Abbas
El Gobierno palestino justifica el atentado de ayer como un acto de "resistencia a Israel"

El portavoz de Hamás, que encabeza el Gobierno palestino, ha dicho que el atentado suicida de Tel Aviv "es parte del derecho legítimo de los palestinos a defenderse". El Ejército israelí, por su parte, ha anunciado que llevará a cabo operaciones contra la Yihad Islámica en las ciudades cisjordanas de Jenín y Naplusa en respuesta.

El ataque terrorista ha tenido lugar en el restaurante Rosh Ha-Ir, el mismo local de comida rápida donde se registró otro ataque suicida hace tres meses, concretamente el pasado 19 de enero, en el que resultaron heridas 20 personas. La mayoría de los 60 heridos hoy, quince de los cuales se encuentran en estado grave, han sido trasladados a los hospitales de Ijilof y Beilinson, según la radio pública israelí. Fuentes policiales han precisado que los explosivos empleados eran de gran potencia e incluían clavos y tornillos.

Según fuentes militares que cita la radio pública israelí, los servicios de inteligencia no tenían constancia de advertencias concretas sobre que se fuera a producir hoy un atentado en Tel Aviv, aunque contaban con 19 avisos específicos y 80 generales de posibles ataques palestinos en todo el país.

Tres sospechosos detenidos

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Mientras, la Policía israelí ha arrestado en un control de carretera a tres palestinos sospechosos de haber participado en el atentado, según informaron fuentes policiales. El coche de los palestinos, identificado por varios testigos presentes en el lugar del ataque, fue interceptado en un control de carretera en la autopista que comunica Tel Aviv con Jerusalén. Los tres ocupantes del automóvil han sido detenidos para ser interrogados, mientras un artificiero está analizando el vehículo.

El ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, ha convocado una reunión especial para analizar con altos mandos del Ejército y otros cuerpos de seguridad del Estado una respuesta al atentado suicida registrado en Tel Aviv. En ella tomarán parte el jefe de las Fuerzas Armadas, Dan Halutz, así como destacados oficiales de distintos servicios de seguridad.

El primero de una "unidad de mártires"

Al mismo tiempo, una cadena de televisión árabe ha emitido una grabación de vídeo en el que aparece el presunto kamikaze, Sami Salim Mohammed Hammed, de 21 años y militante de la Yihad Islámica, confesando la autoría del ataque. En la cinta, éste se identifica a sí mismo como "un hijo de las Brigadas de Al Quds" y afirma que "existen más 'buscadores de martirio' (terroristas suicidas)". En este sentido, el portavoz de la Yihad Islámica en Gaza, Abuh Ahmed, ha afirmado que tiene una "unidad de mártires", integrada por otros 70 suicidas preparados para actuar en diferentes puntos de Israel "en respuesta a la campaña de agresión israelí contra el pueblo palestino".

Hammed procedía de la localidad de Arakeh, cerca de Jenin, y había abandonado su casa hace unos días. Su madre, Samiya, ha declarado que supo la noticia del atentado y de la participación de su hijo por los medios de comunicación. El joven se graduó en el instituto y estudiaba Trabajo Social a distancia en la Universidad Al Quds, pero se vio obligado a abandonar sus estudios porque sus padres no podían permitírselo.

Según su madre, tras abandonar la universidad, el joven realizó numerosos trabajos, incluso en la zona donde se encuentra el restaurante. Tras conocer el atentado, la familia Hammed comenzó a sacar sus muebles y pertenencias fuera de casa, por temor a que ésta sea demolida por el Ejército israelí. Samiya Hammad ha asegurado que no había percibido signos que revelaran que su hijo se había implicado en un grupo radical. El joven declara en su vídeo de despedida que comete el atentado como gesto para los miles de presos palestinos encerrados en las cárceles israelíes. "Me entrego por el bien de Dios", afirma.

Condena unánime

El portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, ha justificado el ataque al calificarlo de "natural resultado de los continuos crímenes israelíes contra nuestra gente" y, por lo tanto, "parte del derecho legítimo de los palestinos a defenderse". El atentado ha sido condenado por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, que lo ha calificado de "terrorista". "El presidente Mahmud Abbas condena el ataque terrorista de Tel Aviv que ha causado la muerte y heridas a muchas personas", afirma un comunicado, citado por la agencia oficial de noticias palestina, WAFA.

La Unión Europea (UE) ha instado al Gobierno palestino de Hamás a que se comprometa a renunciar a la violencia. La Presidencia semestral de la UE -que actualmente ostenta Austria- ha condenado el atentado "contra civiles inocentes" mediante un comunicado en el que "tomó nota" de la condena que también hizo el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, y ha pedido al Gobierno palestino de Hamás una actitud semejante. Por su parte, Estados Unidos ha calificado el ataque de "acto de terror despreciable para el que no hay excusa o justificación", ha declarado el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, que advirtió al Gobierno palestino de las "graves consecuencias" de apoyar al terrorismo.

Se trata del primer ataque suicida en Israel desde que Hamás asumiera el Gobierno de la Autoridad Palestina, hace dos semanas y media, y se ha producido horas antes de que se inicie la decimoséptima legislatura israelí y de que los 120 diputados del que será el nuevo Parlamento (Kneset) juren sus cargos en Jerusalén. El objetivo principal de la legislatura que se inaugura hoy será aprobar un plan de fijación unilateral de las fronteras israelíes.

Miembros de los equipos de rescate socorren a los heridos.
Miembros de los equipos de rescate socorren a los heridos.REUTERS
El joven Sami Salim Mohammed Hammed, de 21 años, en una imagen del vídeo en el que confiesa la autoría del atentado.
El joven Sami Salim Mohammed Hammed, de 21 años, en una imagen del vídeo en el que confiesa la autoría del atentado.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS