Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un reportero gráfico fotografía a su asesino tras recibir un balazo en las calles de Caracas

Jorge Aguirre murió abatido por un tipo que viajaba en una motocicleta de aspecto policial durante una manifestación

Jorge Aguirre, reportero gráfico del diario venezolano El Mundo, falleció ayer tras ser alcanzado por una bala supuestamente disparada por un hombre que se desplazaba en una motocicleta semejante a las utilizadas por la policía de Caracas. Aguirre trabajaba en esos momentos tomando imágenes de una manifestación en la capital venezolana para protestar contra la violencia callejera y, en concreto, por la muerte de tres menores asesinados a tiros. Antes de fallecer, tuvo tiempo para coger la cámara y fotografiar a su agresor.

El director de El Mundo, Enrique Rondón, asegura que el presunto asesino fue un policía que circulaba en el asiento de atrás de la motocicleta. Aguirre, de 59 años, viajaba en un coche junto a otros periodistas del diario cuando ese individuo se plantó junto a ellos y les ordenó detener el vehículo identificándose como una "autoridad". El conductor no obedeció la orden hasta que el tipo disparó dos tiros contra la parte trasera del vehículo. En ese momento Aguirre se bajó del coche y le pegaron un tiro. Cayó de rodillas, pero antes de morir pudo fotografiar al presunto asesino en su huida.

El conductor del automóvil, el periodista Julio Canelón, explicó por su parte que la motocicleta se parecía a las que usan la policía pero no tenía ni distintivos oficiales ni matrícula. Sus ocupantes vestían de civil y se cubrían la cabeza con cascos y gafas de sol. En Venezuela ocurren dos asesinatos de promedio cada hora. Y sin embargo, la ciudadanía parece haber alcanzado el límite de lo admisible tras el asesinato de tres hermanos, hijos de un empresario canadiense de origen libanés, que fueron hallados muertos el pasado martes en un bosque junto a su chófer, Miguel Rivas, de 30 años.

Bryan, Kevin y Jason Faddoul Diab, de 12, 14 y 17 años, respectivamente, habían sido secuestrados 38 días antes por supuestos agentes policiales. El desenlace del caso se conoció el martes por la noche, según informa Clodovaldo Hernández. Ayer se produjeron diversas manifestaciones en Caracas y en otras ciudades de Venezuela. Al menos dos funcionarios de la Policía Metropolitana han sido señalados como parte de la banda que ejecutó el secuestro.