Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La socialista Michelle Bachelet asume la presidencia de Chile

Pediatra, hija de un general torturado por la dictadora y ex ministra de Defensa, es la primera mujer que llega a la presidenta de Chile

Valparaíso / Casablanca (Chile)

La socialista Michelle Bachelet ha asumido esta tarde (hora española) la presidencia de Chile, en una ceremonia celebrada en la sede del Parlamento de este país, en el puerto de Valparaíso. Bachelet, de 54 años, se convierte así en la primera mujer en llegar a la presidencia en Chile, cargo en el que le antecedieron 46 varones en casi 200 años de vida republicana. En su primer discurso como presidenta, Bachelet ha anunciado que las regiones tendrán más autonomía.

"Si, prometo", ha dicho con voz firme Bachelet, cuando el presidente del Senado, Eduardo Frei Ruiz Tagle, le ha tomado el juramento, tras el que se ha convertido se oficialmente en la presidenta de Chile para los próximos cuatro años. El senador Frei ha colocado a Bachelet la banda presidencial, que simboliza el cargo, que previamente recibió de manos del mandatario saliente, Ricardo Lagos, como estipula el riguroso protocolo que no incluye discursos. Protocolo que fue roto con un espontáneo y solitario grito "¡Te amamos, Michelle!", que ha bajado desde la tribuna del hemiciclo.

Lagos entregó a su sucesora una piocha (medallón) que también simboliza el cargo, antes de que empezara a sonar el himno nacional chileno, como punto final de la ceremonia, en la que varios presentes, incluidos la nueva presidenta y su antecesor, mostraban los ojos brillantes por la emoción.

Han asistido a la ceremonia de toma de posesión 31 jefes de Estado, entre ellos, el de Argentina, Néstor Kirchner; Bolivia, Evo Morales; Brasil, Luis Inácio Lula Da Silva; Uruguay, Tabaré Vásquez; Perú, Alejandro Toledo; Venezuela, Hugo Chávez, varios mandatarios centroamericanos y la primera ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, entre otros. Además de las delegaciones de varios países europeos, como Polonia, Portugal y España, cuya representación está encabezada por el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. El Gobierno de Estados Unidos está representado por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. A esto se suma un número importante de cancilleres, ministros, parlamentarios, invitados especiales y embajadores. Entre los más de 800 invitados a la ceremonia también estuvo presente la madre de la gobernante, Ángela Jeria.

Bachelet es la tercera socialista que llegó al poder después de Salvador Allende (1970-1973) y de Ricardo Lagos, que ocupó el cargo durante los últimos seis años. Los actos de traspaso del mando continuan con un almuerzo de honor que la presidenta ofrece en el palacio de Cerro Castillo, la residencia presidencial de verano. Después de esta recepción, Bachelet despedirá a la mayoría de las delegaciones y regresará a Santiago, donde se espera que, desde el balcón del Palacio de La Moneda, sede del Poder Ejecutivo chileno, haga su primer saludo a la ciudadanía que espera desde temprano verla en directo ya en su rol de Primera Mandataria.

Más autonomía

Bachelet, ha anunciado una mayor autonomía para las regiones de su país en su primer discurso tras la investidura. La mandataria ha elegido la pequeña localidad de Casablanca, a 90 kilómetros al oeste de Santiago, donde ha hecho una escala en su trayecto desde Valparaíso hacia la capital, para pronunciar su primer discurso, en medio de vítores de la comunidad local, que ha salido a las calles para saludarla.

"Quise estar en Casablanca para decirle a las regiones de Chile, a las provincias, que mi prioridad como gobierno será el desarrollo de todos por igual", ha manifestado. "Un país de todos comienza en la plaza, en la escuela, también en las casas y en los barrios de chilenas y chilenos. Porque es tiempo de todos, es también tiempo de regiones", ha enfatizado.

Un país no se construye sólo desde su capital o desde sus grandes ciudades", ha señalado Bachelet, que ha anunciado que en su gobierno habrá "equidad territorial", que incluye, entre otras medidas, la elección directa de intendentes regionales y gobernadores provinciales, que en la actualidad son designados por el jefe de Estado. También ha anunciado una reforma municipal, con el objetivo de que "todas las comunas cuenten con capacidades para responder a su gente".

Atípica carrera política

Pediatra, hija de un general torturado por la dictadura, exiliada y ex ministra de Defensa es desde hoy la primera mujer en asumir la Presidencia de Chile. La asunción de Bachelet es la culminación de una atípica y corta carrera política que comenzó en el año 2000 en la primera línea del gobierno tras ser designada ministra de Salud por el presidente Ricardo Lagos, que dos años más tarde la nombró ministra de Defensa.

Bachelet Jeria, que nació el 29 de septiembre de 1951 en Santiago, es la segunda hija de la antropóloga Angela Jeria y del general de brigada de aviación Alberto Bachelet. Su padre, colaborador del gobierno del socialista Salvador Allende, falleció por torturas en prisión después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973. Durante sus cuatro años de gobierno (2006-2010), la primera presidenta en la historia de Chile luchará contra la desigualdad económica, las deficiencias en salud y educación y asuntos pendientes en derechos humanos y civiles.

Para afrontarlos, Bachelet elaboró un programa cuyos pilares son reformas del sistema de protección social, profundización de la democracia y el fomento tecnológico y de la gestión empresarial. Bachelet se ha propuesto instaurar un nuevo sistema de protección social con oportunidades de educación y trabajo, protección contra la delincuencia y cobertura de riesgos por enfermedad e invalidez. También buscará fomentar la innovación a través de una política que estimule la adopción de nuevas tecnologías y la creación de nuevos polos de desarrollo exportador con mayor participación de la pequeña y mediana empresa (PYME).

Más información