Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán se muestra dispuesta a enriquecer su uranio en suelo ruso

Amenaza con comenzar a producir uranio enriquecido industrialmente su interviene el Consejo de Seguridad de la ONU

Irán parece ceder en su enfrentamiento con la comunidad internacional por su programa nuclear. El jefe de los negociadores iraníes, Ali Larijani, ha declarado hoy que Teherán podría aceptar la oferta de establecer un consorcio con Rusia para enriquecer en suelo ruso su uranio. En todo caso, ha amenazado con comenzar a enriquecer uranio a nivel industrial de forma inmediata si la Agencia Internacional de la Energía Atómica envía su informe sobre el programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad de la ONU.

Durante una visita a Rusia, Larijani ha declarado que "damos un juicio favorable a esta proposición" rusa, que consistiría en trasladar parte del programa nuclear iraní, en concreto el enriquecimiento de uranio, a suelo ruso, una oferta que ya puso sobre la mesa el Gobierno de Moscú hace semanas y que había sido inicialmente rechazada. La propuesta tiene como objetivo que Irán no se haga con la tecnología para producir uranio enriquecido, que se usa como combustible nuclear en centrales civiles, pero que podría ser usado con fines militares.

Larijani ha dicho que la oferta rusa "puede ser perfeccionada en el curso de las conversaciones que tendrán lugar en febrero" y que bien podría implicar a otros países. La aceptación de esta propuesta puede ser un cambio en la actitud de Irán sobre su programa atómico, ya que se ha mostrado dispuesto a algún tipo de programa conjunto de elaboración del combustible nuclear pero no en sustitución de sus propias actividades nucleares, aduciendo que está en su derecho de desarrollar energía atómica y asegurando que sus investigaciones sólo tendrían carácter civil.

No obstante, ha advertido Larijani de que "si el Consejo de Gobernadores [de la AIEA] ejerce presiones políticas para que el informe iraní sea al Consejo de Seguridad de la ONU, será un paso inútil para el mundo y para la seguridad de la región. En esas condiciones, nuestras actividades no se limitarían a la investigación científica, sino que iniciaremos la producción industrial" de uranio enriquecido. Reino Unido y, sobre todo Washington, son partidarios de la intervención del Consejo de Seguridad en el caso iraní, imponiendo sanciones a Teherán. El jefe de la delegación iraní en las negociaciones con la troika europea (Reino Unido, Alemania y Francia) ha señalado que Irán desea una "solución negociada" de la crisis en torno a su programa atómico, pero "suspenderá todas las moratorias en el ámbito nuclear si prosiguen las presiones políticas".

Rusia forma parte del grupo de los seis que negocian con las autoridades de Teherán sobre su programa nuclear, junto con la troika de la UE, EE UU y China. El lunes, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, que recibió la visita de su homólogo iraní, Medí Safari, instó al Gobierno iraní a "hacer bajar la tensión" sobre su programa nuclear, ya que "la situación se está degradando".