Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La esposa y tres hijos de Pinochet quedan en libertad bajo fianza

La familia del ex dictador afronta un proceso por fraude fiscal y falsificación de pasaportes

La esposa y tres de los cinco hijos de Augusto Pinochet quedaron ayer en libertad, previo pago de una fianza, tras haber sido procesados el lunes como autores de un delito tributario que los dejó bajo detención domiciliaria.

La decisión de la Corte de Apelaciones de Santiago benefició a Lucía Hiriart, de 83 años, y sus hijos Jacqueline, María Verónica y Marco Antonio; la esposa de este último, Soledad Olave; el ex albacea de Pinochet, Oscar Aitken; y su secretaria personal, Mónica Ananías. La resolución fue adoptada por unanimidad por los tres integrantes de la V Sala del tribunal de alzada, que escuchó a los abogados de los imputados y tardó más de cinco horas en pronunciarse mientras la familia del ex dictador esperaba en la Escuela de Gendarmería (guardia de prisiones).

El procesamiento del clan Pinochet había sido dictado el lunes por el juez Carlos Cerda, quien los acusó de evasión tributaria entre los años 1980 y 2005 por más de 3.500 millones de pesos (5,3 millones de euros). En el caso de las cuentas secretas, el militar, de 90 años, está procesado desde noviembre por evasión tributaria, falsificación de documentos y pasaportes, así como declaración falsa de bienes.

El juez determinó que la familia Pinochet y sus colaboradores incurrieron en declaraciones y omisiones maliciosamente incompletas de sus inversiones en el exterior y en el delito de falsificación y uso de pasaportes falsos.

El magistrado ha otorgado la libertad provisional a los imputados en la causa en consulta con la Corte de Apelaciones y previo pago de fianzas de entre 300.000 y tres millones de pesos (300 y 4.650 dólares, respectivamente).

El único de los hijos de Pinochet que se salvó de la resolución de delito tributario fue el primogénito, Augusto, al que no se le probaron causas de evasión, pero sí se le procesó por falsificación de pasaportes.

La hija mayor, Lucía Pinochet, no ingresó en la Escuela de Gendarmería al no ser localizada, por lo que el juez Cerda dictó orden de busca y captura en su contra. Lucía Pinochet, de 64 años, ha sido arrestada este miércoles junto con sus tres hijos en el aeropuerto de Washington, hacia donde se dirigió desde Buenos Aires para eludir el proceso abierto en su contra por evasión tributaria, ha anunciado el Gobierno chileno.

De momento, la investigación judicial ha determinado que Pinochet acumuló en sus cuentas secretas una fortuna de 27 millones de dólares, por la que jamás tributó, sino que falseó sus declaraciones anuales de impuestos.

Lucía Hiriart y su hijo Marco Antonio habían sido procesados el pasado 10 de agosto como cómplices del delito tributario que le imputó a Pinochet el juez Sergio Muñoz, quien investigó el origen de la fortuna del ex dictador desde mediados del 2004 y dejó el caso tras ser ascendido a la Corte Suprema. Con anterioridad, Muñoz también había procesado como cómplices a Oscar Aitken, ex albacea de Pinochet, y a la secretaria privada del general jubilado, Mónica Ananías.

Marco Antonio Pinochet, en breves declaraciones a su llegada a la Escuela de Gendarmería, sostuvo que él y su familia aún no han tenido la posibilidad de defenderse. "Hablaremos cuando tengamos la oportunidad de defendernos, todavía no nos hemos defendido, llevamos dos años en este proceso y no hemos podido defendernos en ningún momento".

Sin embargo, el abogado Rodrigo Véliz, del Servicio de Impuestos Internos, querellante en esta causa, dijo que en esta investigación se han respetado todas las garantías judiciales a la familia Pinochet, y que incluso "han recibido un tratamiento preferencial".