Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado tras su primera sesión el juicio contra el escritor turco Orhan Pamuk

Bruselas ha advertido al Gobierno de Ankara de que el proceso también es un juicio a la libertad de expresión en Turquía.- Escritores como Saramago, Günter Grass, García Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes o Goytisolo han hecho público un comunicado de apoyo

El Tribunal que debe juzgar al escritor turco Orhan Pamuk por insultar a su país ha decidido esta mañana, coincidiendo con la primera sesión, aplazar su inicio a la espera de la decisión del Ministerio de Justicia sobre si se debe procesar o no al famoso novelista. El caso se plantea también como una prueba a la libertad de expresión en Turquía, según las declaraciones de ayer de Olli Rehn, Comisario europeo para la Ampliación, y llega en un momento clave después de que en octubre el país musulmán iniciara conversaciones para su adhesión a la UE.

La sesión de esta mañana había arrancado entre una gran expectación y manifestaciones de detractores de Pamuk. Por fuera del tribunal un grupo de ellos ha recibido al escritor al grito de "traidor" e "intelectual vendido". Pero el novelista turco también ha recibido múltiples apoyos internacionales, entre ellos el de un grupo de destacadísismos escritores como José Saramago, Günter Grass, García Márquez, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Umberto Eco, John Updike o Juan Goytisolo, que han hecho público un comunicado de apoyo al escritor.

"Un tema tabú"

La acusación contra el prestigioso novelista arranca de una entrevista concedida a un medio suizo en febrero de 2004 en la que Pamuk dijo que "un millón de armenios y 30.000 kurdos fueron asesinados en Turquía" y que ese era un "tema tabú" en su país. Ante estas manifestaciones, el fiscal de la República del distrito de Sisli, en Estambul, decidió acusar al escritor de "denigrar públicamente la identidad turca" y solicitar una pena de entre seis meses y tres años de cárcel, en virtud del artículo 331 del nuevo Código Penal turco.

Esa es otra cuestión polémica. El Tribunal decidió acusar a Pamuk en base al nuevo Código Penal, a pesar de que éste fue aprobado después de las declaraciones del escritor. Sin embargo, la legislación anterior señalaba que el Ministerio de Justicia debía aprobar el inicio de un proceso por el delito que se imputa a Pamuk, algo que aún no se ha decidido.

En declaraciones al diario Aksam, el titular de Justicia, Cemil Cicek ha afirmado que no había recibido ninguna petición relacionada con el procesamiento de Pamuk y que cuando la tuviera respondería de forma inmediata. "Cuando reciba el caso tendré dos opciones. O rechazar la petición del fiscal o aceptarla. Tomaré mi decisión sobre la base de la ley cuando reciba el caso", ha asegurado el ministro.

El caso ha levantado una gran polvareda en Turquía. "No se juzga a Orhan Pamuk si no a toda Turquía", titulan hoy en portada varios diarios turcos en alusión a las declaraciones de Olli Rehn. "No sólo Orhan Pamuk, si no toda Turquía será acusada en la Corte. Espero que Turquía actúe de acuerdo con la Convención Europea de Derechos Humanos", dijo el responsable comunitario. Para Rehn, "perseguir a un escritor que expresó sus ideas sin violencia ensombrece las conversaciones entre la UE y Turquía".