Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CIA mantuvo dos cárceles secretas en Polonia y Rumania hasta el mes pasado

De acuerdo con la ABC, EE UU se ha esforzado por remover de suelo europeo a todos los presos antes del inicio de la visita oficial de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice

Dos cárceles secretas de la CIA han estado en funcionamiento hasta el pasado noviembre en Polonia y Rumania, según asegura la cadena estadounidense ABC que cita fuentes internas de la agencia. De acuerdo con esta información, EE UU se ha esforzado por remover de suelo europeo a todos los presos antes del inicio de la visita oficial de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

La ABC explicado que las denuncias formuladas por la ONG Human Rights Watch llevaron a su cierre, aunque los sospechosos siguen retenidos. 11 miembros de Al Qaeda que estaban allí retenidos han sido trasladados a una nueva prisión en el norte de África, asegura.

Según el relato de la cadena de televisión, estos 11 detenidos estuvieron primero en una antigua base soviética en un país del este de Europa. Más tarde, algunos de ellos fueron trasladados a un segundo país de esta región. Aunque los portavoces de la CIA consultados por la ABC declinaron especificar de qué países se trata por razones de seguridad, la cadena asegura que se trata de Polonia y Rumania.

La agencia de la inteligencia estadounidense ha empleado pequeños jets privados para traslada r los sospechosos de Al Qaeda desde Afganistán y Oriente Próximo a Europa del Este: según Human Rights Watch Polonia y Rumania han albergado estas prisiones secretas.

Primer preso secreto

La ABC añade que las prisiones secretas se crearon en 2002 cuando se estableció la primera en Tailandia para retener a destacados miembros de Al Qaeda. El primer detenido fue Abu Zabayda en Pakistán. Después de ser tratado de heridas de bala, fue trasladado a un almacén en desuso de una base aérea operativa de Tailandia. Esta celda estaba vigilada 24 horas al día pro un circuito de televisión cerrado. La CIA envió desde su sede de Langley un médico que cuidara de sus graves heridas; una vez curado, Zubaydah fue torturado, se le obligó a pasar varias horas de pie en una celda helada; finalmente esposado, le ataron los pies y los metieron en una alcantarilla hasta que no puedo soportarlo más, pidió clemencia y comenzó a cooperar.

Las fuentes consultadas por la ABC explican a la CIA traslada a "combatientes ilegales" a países que utilizan técnicas de interrogatorio más duras que las autorizadas por EE UU. Jordania, Siria, Marruecos y Egipto figuran entre ellos. Los detenidos no son necesariamente ciudadanos de estos Estados, matiza la cadena.

200 vuelos en Reino Unido

Reino Unido fue el destino o la partida de más de 200 vuelos de aviones fletados por la CIA desde el 11-S, publica hoy el diario británico The Guardian. Los servicios secretos estadounidenses utilizaron más de 20 aeropuertos en todo Reino Unido para trasladar a sospechosos de terrorismo a otros países, según el rotativo, que cuenta que, además de tener acceso a bases de la Real Fuerza Aérea británica (RAF), la CIA también usó bases aéreas civiles, como Heathrow y Gatwick, en Londres; Bournemouth, en el sur de Inglaterra, o Wick, en el norte de Escocia.

Algunas aeronaves se detuvieron en aeropuertos británicos para repostar combustible, pero otras veces permanecieron en el país durante varios días, añade el matutino. Sin embargo, agrega que no hay pruebas de que los detenidos estuvieran en los aviones cuando éstos sobrevolaron el espacio aéreo británico o aterrizaron en Reino Unido. The Guardian explica que ha recopilado los detalles de los vuelos a través de información disponible en el departamento de Aviación Federal de EE UU y también de datos sobre el tráfico aéreo en Europa.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Jack Straw, ha pedido a EE UU, en nombre de la Unión Europea, que aclare las operaciones secretas de la CIA. Varios diputados británicos se reunieron anoche para analizar el caso y quieren que el Gobierno del primer ministro, Tony Blair, aclare la situación.

Más información