Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN VENEZUELA

Venezuela celebra unas elecciones legislativas marcadas por el boicot de la oposición a Chávez

La jornada se desarrolla sin incidentes y registra una participación irregular

Más de 14,5 millones de votantes venezolanos estaban llamados este domingo a pronunciarse en unas difíciles elecciones legislativas en las que nadie duda de un nuevo y rotundo triunfo de las fuerzas del Gobierno de Hugo Chávez. La oposición se retiró de los comicios por considerarlos "fraudulentos" y pidió a los electores que no acudieran a las urnas. Cuando ya han cerrado los colegios electorales, la jornada ha transcurrido sin incidentes y con una participación irregular, más abundante en las zonas populares, bastión del chavismo, y muy escasa en las de clase media y alta.

"La jornada está transcurriendo con total normalidad", ha señalado a la prensa el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Jorge Rodríguez, quien ha informado de que aproximadamente a las 20.00 (2.00 hora española) se darán a conocer los resultados. Los electores eligen a los 167 miembros de la Asamblea Nacional para los próximos cinco años, además de 12 diputados al Parlamento Latinoamericano y cinco al Parlamento Andino para el periodo 2005-2010.

La renuncia del 10%

A estos puestos se han presentado 5.516 candidatos, pero los partidos más representativos de la oposición, Acción Democrática, COPEI y Proyecto Venezuela, decidieron abandonar, rompiendo el compromiso que habían adquirido con las autoridades electorales ante las delegaciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Europea (UE). Han argumentado tres razones: la falta de transparencia en el proceso, la ausencia de garantías del voto secreto y el fraude en las listas del censo. Sin embargo, esa retirada no se ha reflejado en la realidad de manera notoria ya que sólo han anulado su candidatura 556 personas, el 10,08%, según los últimos datos del CNE. La decisión de retirarse de estas elecciones no deslegitimará a la nueva Asamblea que surja de ellas, según advirtió el viernes el presidente del Tribunal Supremo, Omar Mora.

En el actual Parlamento, los socialdemócratas de Acción Democrática son la segunda fuerza parlamentaria con 23 de los 165 escaños, mientras que los socialcristianos de COPEI tienen tan sólo seis. Ambos son los partidos con más tradición del panorama electoral venezolano. Tampoco se presentan Proyecto Venezuela, de centroderecha y con siete diputados, y Primero Justicia, con cinco, así como la agrupación regional Un Nuevo Tiempo. Antes de que se anunciase la retirada opositora, las encuestas vaticinaban que los candidatos pro gubernamentales coparían en torno a 130 escaños, cifra que podría aumentar ante la nueva situación. Los sondeos también pronostican una abstención alta, que podría superar el 44% que se registró en los anteriores comicios legislativos, en julio de 2000.

La votación, vigilada por más de 120.000 soldados y reservistas, se efectúa en 27.542 mesas repartidas por el país, de las que 27.339 tienen máquinas para el sufragio automatizado. Permanecerán abiertas mientras queden votantes en los centros de sufragio. Más de 400 expertos electorales desplazados a la zona (150 de la UE, un centenar de adscritos a la OEA y 180 personalidades) velan por la limpieza del proceso. A Venezuela también ha viajado una delegación de representantes de los grupos políticos del Parlamento español, encabezada por la diputada socialista por Pontevedra María José Porteiro, secretaria de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

Críticas a Estados Unidos

Las acusaciones de fraude de la oposición han sido tachadas de "absolutamente falsas" por la cónsul de Venezuela en Bilbao, Yolanda Rojas. La cónsul ha apuntado a la Cadena SER que "las razones están traídas por los pelos por unos partidos de la oposición que no representan el sentir del electorado venezolano". La cónsul sólo ve una razón detrás de este comportamiento: "Desestabilizar al Gobierno y debilitar la legitimidad del sistema electoral". El embajador de Venezuela en España, Arévalo Méndez Romero, también ha destacado la "validez" de los comicio y se ha mostrado confiado en que los partidarios del presidente lograrán los dos tercios de la cámara necesarios para presentar proyectos de ley y aprobarlos, lo que permitirá "sacar adelante" problemas pendientes.

Hoy, el presidente de Venezuela ha vuelto a reiterar su acusación a George W. Bush de estar detrás de esta retirada, que califica de "mediática". El presidente venezolano ha acusado a la oposición de ser unos "lacayos del imperialismo que mienten y tratan de abonar el terreno hacia la desestabilización y agresión contra Venezuela".