Merkel esboza un programa económico con un despido más fácil y el retraso de la jubilación

La nueva canciller alemana anuncia al Parlamento sus planes para revitalizar la economía de su país

Angela Merkel ha dedicado su primer discurso como canciller alemana ante el Bundestag (cámara baja del Parlamento) a las medidas económicas que tiene previsto poner en marcha durante su Gobierno. Tras agradecer al anterior jefe del Gobierno, Gerhard Schröder, el programa de reformas sociales que emprendió y que, a la postre, le costó el puesto, Merkel ha anunciado las líneas maestras de su proyecto, entre las que destacan la creación de empleo -con flexibilización del despido- y el retraso progresivo de la edad de jubilación a los 67 años. El objetivo es volver a situar la economía alemana entre las tres más potentes de Europa en 10 años.

Más información

Recién nombrada canciller, la líder democristiana, que encabezará un Gobierno de coalición entre los conservadores de la CDU/CSU y los socialdemócratas del SPD, ha hecho su primera declaración de gobierno ante el Bundestag, en la que ha esbozado su programa de Gobierno, con especial atención a la economía. "El mayor problema con que debe luchar nuestro país es el alto paro", que se ha situado en Alemania en niveles desconocidos desde hace décadas. Para generar empleo "se precisa crecimiento", ha dicho, añadiendo que el "crecimiento precisa libertad".

El estamento político no puede crear puestos de trabajo, pero sí crear las condiciones que lo posibiliten. En esta línea ha enmarcado propuestas como la de flexibilizar la ley de protección contra el despido para hacerlo más fácil, ampliando a dos años el periodo de prueba, o la de rebajar los costes laborales financiándolos con un aumento del IVA desde el 16 al 19%. También ha anunciado ayudas estatales a los mini-empleos, para favorecer "empleos pagables" y "sueldos con los que se pueda vivir", así como la iniciativa Más de 50, para ofrecer empleos a personas por mayores de esa edad.

Pide explicaciones a EE UU

También ha enunciado uno de sus proyectos más destacados, el de retrasar la edad de jubilación progresivamente hasta los 67 años. Actualmente, el límite está en los 65, pero la edad media a la que se jubilan los alemanes apenas llega a los 60 años. La canciller se ha referido asimismo a medidas a favorecer el empleo juvenil, a la necesidad de "evitar todo abuso" del sistema social alemán y hablo de una nueva "justicia en la política social", con el objetivo de "financiar el empleo, en lugar del desempleo". Para ello, ha anunciado también más inversión en educación y formación profesional, porque "la mejor reforma laboral sirve de poco, si no reforzamos la educación y la innovación".

Todas estas reformas, que suponen en muchos casos recortes sociales, van en la línea del programa de reformas que su antecesor, Gerhard Schröder, puso en marcha con el nombre de Agenda 2010, para actualizar la economía alemana y su sistema de bienestar a los nuevos desafíos. Ese programa le costó el puesto, ya que era tremendamente impopular entre los trabajadores, pero Merkel le ha agradecido haber "abierto con valentía la puerta" a las reformas. "Quiero agradecérselo en nombre de todos los alemanes", ha dicho Merkel. La canciller ha resumido su programa diciendo que su objetivo es "crear las condiciones para que Alemania, una vez más, figure entre los tres primeros países de Europa en un plazo de diez años".

"Una cosa está clara: somos plenamente responsables de no haber aprovechado nuestras oportunidades al máximo. Déjennos liberar los frenos al crecimiento, déjennos mostrar que es posible", ha sentenciado. Por otro lado, Merkel se ha pronunciado por primera vez sobre los vuelos y las cárceles secretas de la CIA, que han desatado una gran polémica en Europa y en Alemania, donde EE UU dispone de bases militares que, según informes periodísticos, fueron utilizadas por la agencia central de inteligencia estadounidense para transferir a destinos desconocidos de Europa a presuntos terroristas detenidos ilegalmente. La canciller ha subrayado que espera que Estados Unidos "se tome en serio la preocupación de Europa" y que adopte las medidas necesarias para aclarar el asunto.

La conservadora Angela Merkel, en un momento de su primera intervención ante el Bundestag como canciller.
La conservadora Angela Merkel, en un momento de su primera intervención ante el Bundestag como canciller.REUTERS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50