Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia y Venezuela construirán un gasoducto y un oleoducto entre ambos países

Uribe y Chávez acuerdan impulsar los dos grandes proyectos energéticos binacionales

Los presidentes de Colombia y Venezuela, Álvaro Uribe y Hugo Chávez, respectivamente, acordaron ayer impulsar dos grandes proyectos binacionales en el campo energético: un gasoducto que conectará la zona caribeña de ambas naciones y un oleoducto que llevará el petróleo venezolano hacia puertos colombianos en el Pacífico, con la intención de exportarlo a los mercados asiáticos. Uribe concluyó ayer una breve visita a Venezuela.

También se planteó la posibilidad de que Venezuela adquiera la parte colombiana en las acciones de una planta petroquímica ubicada en Barranquilla, sobre la costa caribeña de Colombia, una instalación que requiere de importantes inversiones para su modernización.

La emergencia creada por la erupción del volcán Galeras, al sur de Colombia, obligó a abreviar la reunión entre los presidentes, que se realizó en las instalaciones del Complejo Refinador Paraguaná, el más grande del continente americano, ubicado en Punto Fijo, Estado de Falcón, al noroeste de Venezuela.

Los mandatarios suscribieron la Declaración de Punto Fijo y un anexo de Asuntos Energéticos, en los que acordaron llevar a cabo la interconexión gasífera, proyecto que se iniciará en el segundo semestre de 2006 y debe concluir en el plazo de los siguientes dos años. Los costos y la operación correrán por cuenta de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

En cuanto al oleoducto, exhortaron a los respectivos organismos nacionales para que no sea un simple sistema de tuberías, sino que pueda incluir, en territorio colombiano, algunas plantas de procesamiento.

Uribe expresó que en el tema del gasoducto ya se definió que lo construirá Venezuela. "Es muy importante verlo como parte de la integración energética suramericana, que además servirá de enlace con Centroamérica". Añadió el presidente colombiano que también existe plena voluntad política de Colombia de permitir que Venezuela construya el oleoducto o poliducto. "Hemos decidido que tenga unas estaciones intermedias que agreguen valor", precisó Uribe.

En su turno, Chávez destacó los avances del proceso de integración latinoamericana, "a pesar de los vaivenes económicos y comerciales de los tiempos que vivimos y de la diversidad de las corrientes de pensamiento".

"Creo que estamos haciendo lo correcto y todos, los gobernantes, los empresarios, los líderes sociales, los pueblos, debemos seguir sellando los caminos de la unión. Tenemos ya varios años hablando el gasoducto y es ahora cuando, gracias al crecimiento de ambos países, hemos decidido comenzar a construirlo. Con el favor de Dios, en 2008 estaremos abriendo las llaves para que corra el gas de Ballenas [Colombia] hacia nuestro país", indicó el mandatario venezolano.

La idea tanto del gasoducto Transguajiro como del oleoducto binacional apareció formalmente por primera vez en documentos diplomáticos en 2004. Es llamado así porque atravesará La Guajira, una extensa península compartida por los dos países. El proyecto está concebido como un sistema bidireccional que en una primera etapa se usaría para bombear gas colombiano hacia Venezuela. Posteriormente, cuando Venezuela haya desarrollado sus yacimientos gasíferos y Colombia haya agotado sus reservas, el bombeo sería en dirección contraria.

Mientras tanto, el oleoducto, que atravesaría una buena parte del territorio de ambos países, está concebido para llevar los crudos venezolanos hacia los mercados asiáticos, que cada vez demandan mayor cantidad de energía. Venezuela, el quinto exportador mundial de petróleo, tiene dificultades para exportar hacia el Extremo Oriente por las limitaciones que presenta el Canal de Panamá para el paso de grandes tanques.

Uribe acudió a la cita venezolana acompañado por la canciller, Carolina Barco; el ministro de Minas y Energía, Ernesto Mejía; el presidente de la estatal Ecopetrol, Isaac Yanovich, y el ministro de Comercio Exterior, Eduardo Muñoz Gómez.

Los presidentes acordaron una nueva reunión antes de que finalice el año, esta vez en territorio colombiano.