Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos del Supremo chileno consideran que Pinochet "simuló" estar loco y puede ser juzgado

El ex dictador tiene pendiente, entre otros, el proceso por la desaparición de 15 personas en 1975

El pasado mes de julio, la Corte de Apelaciones de Santiago retiraba la inmunidad como ex presidente de Chile al ex dictador Augusto Pinochet por las sospechas fundadas de su participación en la desaparición de 15 personas en 1975. Fuentes judiciales han indicado hoy que los exámenes médicos que ordenó realizar la Corte Suprema para saber si Pinochet, de 89 años, estaba en condiciones para ser juzgado, indican que está mentalmente apto.

El dictamen de los peritos judiciales indica que Pinochet "sobresimuló" para que su enfermedad pareciera "más grave", pero en realidad "es una persona normal que puede dar respuestas sin perjuicio de sus afecciones de carácter neurológico". En efecto padece una demencia subcortical, como alegaban sus abogados, "pero [eso] no implica una enajenación mental que le impida enfrentarse a un proceso judicial".

El Supremo había ordenado el peritaje de la salud mental de Pinochet (que rigió con mano de hierro el país entre 1973 y 1990) ante las alegaciones de sus abogados, que hasta ahora habían evitado su procesamiento judicial atendiendo a su senilidad. La decisión de los médicos, que ya ha sido comunicada a las partes, se refiere sólo a uno de los procesos a los que podría enfrentarse el ex dictador, en concreto el juicio por lo que se conoce como Operación Colombo.

Pinochet está acusado de participar en la desaparición de 15 personas en 1975 que formaban parte de un grupo de 119 presos políticos detenidos y volatilizados, cuya muerte se intentó encubrir como un montaje. Junto a los cuerpos de los presos (muchos de ellos torturados por la Dirección de Inteligencia Nacional, la Dina), acribillados y carbonizados en Argentina, se encontraron documentos de identidad de detenidos que estaban en cuarteles secretos de la Dina y papeles que adjudicaban lo ocurrido a ajustes de cuentas entre los grupos opositores a Pinochet.

Tras conocerse la decisión judicial de desaforar al ex dictador tomada por la Corte de Apelaciones de Santiago en julio (luego confirmada por el Supremo), el jefe de su equipo de abogados, Pablo Rodríguez, afirmó que era un "recurso de carácter mediático" y señaló que Pinochet "no puede contestar preguntas, no puede construir su defensa, no puede participar dando los antecedentes que serían necesarios" por lo que el desafuero es "absurdo".

Ésta fue precisamente la vía usada por los abogados para librar a Pinochet de la justicia hasta ahora. Así se ha escabullido de las causas por los 75 crímenes de la caravana de la muerte, el asesinato del jefe del Ejército Carlos Prats y su esposa y las nueve desapariciones y un homicidio de la llamada Operación Cóndor. Quedaba abierta esta última causa. Parece que tras el peritaje, en esta ocasión el ex dictador se verá abocado a sentarse en el banquillo de los acusados.