Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los argentinos apoyan la gestión de Kirchner dándole la victoria al FPV en las legislativas

La esposa del presidente obtiene un 44% de apoyos en su candidatura al Parlamento por Buenos Aires

Los resultados de las elecciones legislativas y locales celebradas el domingo en Argentina permitirán a Néstor Kirchner afrontar confortablemente los dos años que le restan de presidencia y optar, si quiere, a un segundo mandato en 2007. En las legislativas parciales se elegía a la mitad de los 257 diputados y un tercio de los 72 senadores, además de miembros de algunas entidades locales.

El peronista Frente para la Victoria (FPV), con el que Kirchner fue elegido presidente en 2003, al margen del dominante Partido Justicialista, ha logrado muy buenos resultados, pese a que una de sus candidaturas estrella, la del ministro de Asuntos Exteriores, Rafael Bielsa, a la Cámara de Diputados por Buenos Aires, ha resultado derrotada.

La esposa de Kirchner arrasa en Buenos Aires

En la provincia de Buenos Aires, la lista encabezada por la esposa del Presidente, Cristina Fernández de Kirchner, obtuvo un aplastante triunfo sobre su rival Hilda González, esposa del ex presidente Eduardo Duhalde, a la sazón antecesor y antiguo aliado de Kirchner. Fernández obtuvo prácticamente más del doble de votos que González (44% y 19%, respectivamente).

Menem, que en 2002 compitió con Néstor Kirchner por la Presidencia, ha quedado por su parte en un segundo lugar en el que venía siendo su feudo, por detrás del candidato del FPV, por lo que esta segunda posición tiene mucho de fracaso. La retirada de Menem de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales del 2003 puso a Kirchner al frente del país con sólo un 22% de los votos: por ello el presidente había presentado las elecciones como un referéndum de su gestión, que ha ganado.

La participación no superó el 80% en los 24 distritos electorales de la nación, pese a que el voto es obligatorio en Argentina, y quienes no asisten a las urnas deben en teoría enfrentarse a multas. Este porcentaje es muy similar a la de las últimas elecciones generales celebradas en Argentina, en las que se registró un 78% de participación.