Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El feroz huracán Wilma toca tierra en México y pone a prueba el amplio plan de prevención

Cancún, sin luz eléctrica y a merced de las lluvias y el viento

El ojo del huracán Wilma ha tocado esta noche tierra firme en México en la península de Yucatán, según ha informado el director del Centro Nacional de Huracanes de EE UU (CNH), Max Mayfield, a la cadena de televisión CNN. El huracán, con vientos superiores a los 230 kilómetros por hora y rachas de hasta 285, pasó anteriormente por la isla de Cozumel. Se prevé que el ciclón, de categoría 4 sobre un máximo de 5, cause graves estragos en los estados mexicanos de Quintana Roo y Yucatán, con decenas de miles de turistas, 4.000 de ellos españoles. Mañana, se espera a Wilma en Cuba y Florida.

El amplio vórtice del Wilma ha alcanzado Yucatán tras pasar por encima de la isla de Cozumel, en el Caribe mexicano, con intensos aguaceros y vientos sostenidos de 22 kilómetros por hora, indicó el CNH, en su informe de las 22.00 horas (hora española). El ciclón, cuya velocidad de traslación es de siete kilómetros por hora, se hallaba a la hora del informe a 20.6 grados de latitud norte y a 86,9 de longitud oeste.

Tres meses después de que el Yucatán fuera azotado por el Emily, este nuevo fenómeno es potencialmente más peligroso para la población, que sigue con cautela el avance de la tormenta desde casas, hoteles y refugios, azotados desde hace horas por violentos vientos y abundantes aguaceros.

Wilma progresa en dirección nordeste muy lentamente, a tan sólo siete kilómetros por hora. Se encamina hacia Cancún y Playa del Carmen, antes de dirigirse mañana sábado por el golfo de México a la isla de Cuba y al Estado de Florida (EE UU). En las próximas horas, su ojo impactará en un punto entre ambas ciudades costeras, repletas de hoteles. El presidente del país, Vicente Fox, de gira por el Estado de Nayarit, al noroeste del país, ha enviado un mensaje de aliento: "México entero está con Quintana Roo y con Yucatán. "Serán un par de días difíciles, pero estamos muy pendientes de que no les falte nada, muy atentos para atender a esos miles de personas que se encuentran en los albergues".

Lento y errático

La directora de Protección Civil, Carmen Segura Rangel, ha subrayado: "Estamos preparados, todos los mecanismos están funcionando y no vamos a ser rebasados por el fenómeno". El Gobierno, que ha puesto en marcha un amplio dispositivo contra el Wilma, calcula que 533.000 personas resultarán afectadas, aunque espera que "no haya pérdida de vidas". El huracán ha obligado a suspender toda la navegación en la zona y la circulación por carretera, así como el tráfico aéreo. En Cancún, no hay tráfico, las calles están inundadas, los servicios básicos se encuentran casi paralizados y no hay suministro eléctrico. Aunque no se ha declarado el toque de queda, sus 850.000 permanecen en sus casas y los visitantes en hoteles o refugios habilitados en gimnasios, edificios públicos y escuelas. Hasta el momento, han sido desalojados de lugares no seguros decenas de miles de turistas, unos 50.000 en Quintana Roo y más de 6.000 en Yucatán, cuya zona oriental es la más afectada.

En esa zona, 4.000 españoles se encuentran atrapados y no podrán regresar a España hasta el sábado. Según informó anoche a ELPAÍS.es el cónsul honorario de España en la ciudad, Javier Marañón, ya han sido evacuados a lugares más seguros. Mientras, Cuba ultima los planes de evacuación. En su errático rumbo, podría afectar a la zona occidental de la isla, donde se ha producido la evacuación de 300.000 personas -se prevé que la cifra aumente a medio millón-, la mayoría en Pinar del Río, la zona más expuesta. Además, los servicios de Defensa Civil están en "guardia, vigilantes y en sus puestos" para hacer frente al nuevo "enemigo" y la población se prepara para "enfrentar" a Wilma, según ha anunciado el jefe del centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, José Rubiera.

"Aunque hoy no pase nada y mañana no pase nada, no debemos bajar la guardia. Sabemos que el enemigo está aquí, muy cerca y acechando para cruzar por encima de nuestro territorio", advirtió anoche Rubiera, aunque admitió que aún puede tardar y recomendó "una gran dosis de paciencia". El director del Centro Nacional de Huracanes de EE UU (CNH), ha pronosticado que Wilma se convertirá de nuevo en un feroz huracán de categoría cinco durante su avance. En Haití, las torrenciales lluvias que descargó el ciclón a su paso provocaron la muerte de al menos 13 personas. Una más ha muerto en Yucatán cuando realizaba preparativos para afrontar el ciclón.