Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El huracán Katrina alcanza su máxima intensidad y obliga a evacuar Nueva Orleans

El ciclón ha escalado a la categoría 5, la máxima de la escala de Saffir-Simpson, con vientos sostenidos de 250 kilómetros por

Casi medio millón de habitantes tiene la ciudad estadounidense de Nueva Orleans, y ha todos ellos ha conminado hoy su alcalde, Ray Nagin, a abandonar la ciudad ante la llegada del huracán Katrina. El ciclón ha alcanzado la categoría 5, la máxima posible de la escala de Saffir-Simpson, con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora y rachas incluso superiores. La orden de evacuación es obligatoria y ha de tomarse "muy seriamente", según ha anunciado Nagin en rueda de prensa.

Escala Saffir-Simpson
Cat. 1 > 980 119-153
Cat. 2 965-980 154-177
Cat. 3 945-965 178-209
Cat. 4 920-945 210-249
Cat. 5 < 920 > 249

MÁS INFORMACIÓN

Con el sur de Luisiana bajo alerta, las autoridades de este Estado han habilitado todos los carriles de las principales autopistas para circular en una sola dirección: hacia el norte, lejos del mar. Las carreteras, en cualquier caso, están atascadas, pero cerca de 100.000 personas podrían además quedar atrapadas al carecer de medio de transporte para salir de la ciudad. Nagin ha avanzado que se podría usar el principal estadio de la localidad como refugio último para aquellos que no tengan coche; de allí saldrían además autobuses públicos para dejar la ciudad.

Además de Luisiana, otros tres Estados (Alabama, Mississippi y Florida, donde el ciclón ha causado al menos nueve muertes incluso antes de que el Centro Nacional de Huracanes elevara su categoría) se encuentran en alerta ante la previsible llegada de la tormenta, que tocará tierra probablemente mañana en la costa sureste de Luisiana. Así las cosas, Nueva Orleans se encontraría en el punto de mira del huracán, un peligro agravado por la circunstancia de que esta ciudad se encuentra a nivel del mar.

"Si llega a tierra con la intensidad que tiene ahora y afecta a la zona de Nueva Orleans, podría ser el más fuerte nunca antes registrado", ha explicado Ed Rappaport, subdirector del Centro Nacional de Huracanes al diario The New York Times. El ciclón podría hundir bajo ocho metros de agua la ciudad, amén de causar tornados y olas gigantes. Desde que existe constancia oficial tan sólo tres huracanes de categoría 5 han golpeado Estados: Andrew, en 1992, causó 43 muertos en Florida y 31.000 millones de dólares en daños materiales; el ciclón del Día del Trabajo mató a 600 personas en 1935 en ese mismo Estado, y Camille acabó con 256 en Mississippi en 1969.