Rumanía y Bulgaria firman su adhesión a la Unión Europea

El ingreso efectivo de los dos países se prevé para el 1 de enero de 2007, día en el que la UE pasará a tener 27 miembros

Rumanía y Bulgaria han entrado esta tarde en la recta final de su entrada a la Unión Europea (UE) con la firma del Tratado de adhesión, en una ceremonia que ha tenido lugar en la abadía de Neumünster (Luxemburgo). El ingreso efectivo de los dos países se prevé para el 1 de enero de 2007, a condición de que culminen un proceso de reformas políticas y económicas exigidas por la Unión. Si no cumplen los requisitos, su entrada podría retrasarse hasta 2008.

El tratado de adhesión ha sido firmado en una solemne ceremonia en la abadía de Neumunster de Luxemburgo en la que han estampado su firma en el documento los presidentes y primeros ministros de ambos países, así como representantes plenipotenciarios de los 25 Estados miembros de la Unión. "Hoy ponemos fin a ese funesto decreto de la postguerra que dividió Europa en dos. Hoy celebramos el reencuentro entre la historia y la geografía europeas", ha subrayado en un discurso antes de la firma el primer ministro de Luxemburgo, Jean Claude Juncker, cuyo país preside este semestre la UE.

Con la adhesión de los dos países, que está previsto que se materialice el 1 de enero de 2007, la UE completa su quinta ampliación, iniciada en mayo pasado con el ingreso de diez nuevos socios, ocho de ellos antiguos miembros del extinto bloque comunista del Este. "Esta ampliación es la que se registrará en la historia como la de la reunificación de Europa", ha señalado por su parte el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso. El presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, ha indicado que ambos países han aceptado un gran desafío "al elegir la democracia y la Unión Europea".

La cláusula de salvaguarda

Borrell ha recordado que Bulgaria y Rumanía tendrán ahora dos años hasta que la adhesión entre en vigor, en los que podrá ser invocada una cláusula de salvaguarda que retrasará su ingreso en un año, hasta 2008, si incumplen los compromisos adquiridos con la UE. Tanto la Comisión como el Parlamento Europeo se han comprometido a ayudar a los dos países a conseguir sus objetivos. En este sentido, todos los líderes europeos han coincidido en señalar hoy "el difícil camino" seguido por Bulgaria y Rumanía en su camino hacia Europa, en el que "tuvieron que remodelar sus sistemas económicos y sociales para adaptarse a las normas europeas", en palabras de Juncker.

"De aquí a su ingreso quedan muchos progresos por realizar", ha añadido el primer ministro luxemburgués. Entre otras cosas, la UE exige a Bulgaria y Rumanía que refuercen la independencia de su sistema judicial y hagan mayores esfuerzos para combatir la corrupción, y a Rumanía que adopte medidas para controlar su frontera, que será la más larga de la Unión Europea. El presidente búlgaro, Simeón de Sajonia-Coburgo, ha declarado durante la ceremonia que su país "se centrará en las reformas pendientes(...) con constancia y pragmatismo" y ha afirmado que Bulgaria "será un socio constructivo de la UE".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por su parte, el presidente rumano, Traian Basescu, ha calificado el ingreso en la UE como "el cumplimiento de un sueño" y ha asegurado que su país "tomará con gran seriedad su futuro papel de guardián de una gran parte de la frontera oriental de la Unión". Basescu, que ha comparado la ceremonia de hoy como una de compromiso, ha expresado su confianza en que "el mismo espíritu de familia continúe en los meses a venir(...) para que el matrimonio pueda tener lugar como está planeado". El tratado firmado hoy tiene que ser ratificado por los Parlamentos búlgaro y rumano y por los veinticinco países miembros de la UE.

El presidente rumano, Traian Basescu, felicita al primer ministro de su país, Calin Popescu Tariceanu, tras la firma.
El presidente rumano, Traian Basescu, felicita al primer ministro de su país, Calin Popescu Tariceanu, tras la firma.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS