Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Ecuador anuncia que en breve levantará el estado de excepción

Decenas de miles de personas se echaron a la calle en un desafío al decreto de Lucio Gutiérrez

El presidente ecuatoriano, Lucio Gutiérrez, anunciará hoy mismo el levantamiento del estado de excepción que decretó anoche para la ciudad de Quito, según ha informado el asesor jurídico de la Presidencia, José Guerrero.

El presidente ecuatoriano declaró anoche el estado de excepción en la capital del país, Quito, y disolvió la Corte Suprema de Justicia, para reprimir las manifestaciones ciudadanas contra su gestión. Por su parte, el vicepresidente, Alfredo Palacio, calificó la medida de "estado dictatorial" y ha apoyado las protestas calificando de "heroica" la actitud de los ciudadanos.

Poco después de una intervención televisada de Gutiérrez, decenas de miles de personas se han concentrado en el centro de Quito en un desafío a la medida de emergencia dictada por el presidente del país, un acto apoyado por las Fuerzas Armadas ecuatorianas.

Investido con la banda presidencial y rodeado por el alto mando de las Fuerzas Armadas y varios ministros, Gutiérrez ha explicado que su decreto limita los derechos civiles y establece como zona de seguridad a la ciudad de Quito, el distrito metropolitano, dentro de su jurisdicción.

El Ejército tomará medidas

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el vicealmirante Víctor Hugo Rosero, ha lanzado advertencias a la población para que no adopte actitudes de confrontación o beligerancia. Rosero ha afirmado que "se respetará el derecho a la libertad de prensa", aunque ha advertido de que se podrían clausurar o suspender emisoras de radio u otros medios de comunicación que eventualmente

"puedan llamar a la anarquía".

Tras este mensaje del presidente, miles de manifestantes han protagonizado una cacerolada, ondeando banderas ecuatorianas y acompañando su protesta con gritos de "Que se vayan", en contra del Gobierno y la clase política del país. Además, en las inmediaciones de la emisora Radio la Luna, unas 3.000 personas se han congregado para proteger a este medio, que ha sido el portavoz de los manifestantes para convocar las protestas en las últimas tres noches. El mensaje de Rosero advirtiendo a los medios de comunicación, no ha sido explícito, pero la población entiende que los militares intentarán censurar la actividad de Radio Luna.

Gutiérrez ha pedido al Congreso en su intervención que en una semana "apruebe el proyecto de reforma de la ley orgánica de la Función judicial". Dicho proyecto fue elaborado por el Ejecutivo y entregado hace más de un mes al Congreso, pero no ha sido aprobado por discrepancias entre los grupos parlamentarios de oposición y oficialistas.

Diez detenidos

Mientras, el prefecto de la provincia de Pichincha, cuya capital es Quito, Ramiro González, ha señalado en una entrevista en televisión que al menos diez personas ya han sido detenidas y ha dicho que "el único responsable de lo que pueda pasar será el dictador Gutiérrez". González ha asegurado que el pueblo de Quito se "resistirá" a las decisiones de Gutiérrez.

De igual forma se ha expresado el alcalde de la capital ecuatoriana, el ex general Francisco Moncayo, quien ha calificado el estado de excepción de "situación irregular" y ha lamentado el respaldo del Ejército al presidente. Para Moncayo, Ecuador vive una dictadura desde el pasado 8 de diciembre, cuando la mayoría parlamentaria afín al Gobierno destituyó a los jueces de la Corte Suprema. "Vamos a resistir a las decisiones inconstitucionales (...) con la desobediencia civil, porque no podemos vivir sin una reacción digna en un episodio como este", ha agregado Moncayo.